“Mejorando” la cárcel federal

Se ha registrado una mejoría en las operaciones y servicios, asegura el alcaide del MDC
Carcel_Federal022.jpg
EL VOCERO / Archivo
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 4:42 pm

El alcaide del Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés), Steve Mora, catalogó de “infundadas” algunas alegaciones de reclusos sobre condiciones infrahumanas en esa institución penal federal y aseguró que paulatinamente se ha registrado una mejoría en las operaciones y servicios.

“Algunas de las acusaciones eran infundadas…no estamos donde quisiéramos, pero estamos mejorando cada día”, afirmó Mora a la prensa asignada a la cobertura del Tribunal Federal durante un recorrido en ese centro carcelario.

Expuso que las alegaciones son parte de una “agenda” para lograr “la simpatía” de los jueces.

Durante años, ingresados y abogados que litigan en el Tribunal Federal han alegado que debido al hacinamiento en la institución, los reclusos dormían en el suelo.

Asimismo, denunciaban la falta de alimentos, de higiene, de atención médica, así como restricción de movilidad en ese centro de detención.

Mora expuso que desde que asumió su cargo en agosto del pasado año trabaja para la optimización de los servicios que se ofrecen en MDC.

“Aquí los ingresados duermen en matress y tienen comida caliente dos veces al día”, acotó.

Aseguró que el centro ofrece servicios de salud y que cuenta con dos médicos, seis enfermeras y seis asistentes, una clínica dental y una farmacia que ofrece medicamentos a 400 pacientes crónicos y 300 reclusos con problemas de salud mental. Diariamente la farmacia distribuye 175 medicamentos recetados. También se provee medicamentos a 20 pacientes con VIH. Los ingresados son llevados a instituciones de salud cuando se requiere hospitalización o tratamientos médicos como
quimioterapias para pacientes de cáncer. La institución ofrece tratamiento psicológico a reos con problemas de salud mental, así como un programa de ajuste para los nuevos reclusos.

Mora destacó que se cumplen con todos los requerimientos de la American Correctional Association, particularmente en el área de salubridad.

Incluso, han sido utilizados como ejemplo del manejo de brotes de varicelas en todas las instituciones del Negociado Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés).
MDC tiene capacidad para 1,400 reclusos. Actualmente, cuenta con una población de 1,330 ofensores de las cuales 100 son féminas.

Mora indicó que la edad promedio de los ingresados es de 34 años, pero que cuenta con una población entre las edades de 18 a 75 años. La institución tiene un total de 300 empleados.

Aseguró no tener tolerancia con empleados corruptos o que incumplan con sus labores. Destacó que estos son removidos cuando violan sus funciones.

En los pasados dos años se acusaron a guardias de seguridad por introducir sustancias controladas y celulares dentro de la institución penal. Una de ellas fue Magaly González Montijo, sentenciada por el juez federal Jay García Gregory a 18 meses de cárcel. Esta fue acusada por contrabando, por sostener relaciones sexuales con un reo y ocultar una SIM Card para obstruir una pesquisa del Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

La convicta figuró como sospechosa del asesinato del teniente Osvaldo Albarati, -ocurrido el 26 de febrero del 2012- pero nunca fue acusada por este caso.

De otro lado, Mora mantuvo que los reclusos reciben tres comidas al día. El desayuno consiste en cereal y jugos, mientras que el almuerzo y la cena son “comidas calientes”.

Un total de 90 reclusos trabajan en el área de la cocina. Estos preparan los alimentos y están a cargo de la limpieza y de la repartición de la comida a través de carritos. Ello, como parte de un programa de destrezas.

El centro cuenta con 12 unidades de vivienda, las cuales cuentan con una capilla, un salón de clases para que muchos de ellos culminen el cuarto año de escuela superior. De igual forma, tienen un área recreativa que tiene una cancha de baloncesto, teléfonos y terminales de computadoras para comunicarse con sus familiares y abogados. Todas las comunicaciones son monitoreadas por el personal de la institución.

MDC también tiene un área comunal equipada con televisores con Cable TV.

Grupos de voluntarios les imparten clases para manejar sus finanzas para cuando se reintegren a la libre comunidad. Asimismo, se ofrecen cursos de inglés y programas de prevención de drogas y de conducta sexual inadecuada.

La institución cuenta con una comisaría en la que se venden meriendas y condimentos. Todos los artículos son distribuidos en las celdas.

A las mujeres se le ofrecen programas de prevención de violencia doméstica.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir