Continuar a ElVocero.com

Menos brillo para las joyerías

El alto valor del oro y la baja en el poder adquisitivo de las personas opaca al sector
vr0421015-joyeria60p
Suministrada
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 1:07 pm

Ante la fuerte situación económica de la Isla por los pasados ocho años, el sector de las joyerías se ha reducido en un 15 por ciento (%) y los pronóstico en el corto plazo no son de mejoría.

Enid Monge, presidenta del Centro Unido de Detallistas (CUD) aceptó que estos comercios atraviesan una situación “muy difícil”, ya que más allá de sentir la reducción del poder adquisitivo de los consumidores, los nuevos impuestos han asfixiado las finanzas de las grandes y pequeñas joyerías.

“Ya no se trata de grandes y pequeñas, todas están tratando de sobrevivir y se han tratado de reinventar, pero la patente nacional así como los nuevos impuestos y las alzas en los costos de utilidades las están estrangulando y se hace imposible que muchas continúen operaciones”, señaló Monge.

Explicó que se trata de un sector que no es imprescindible para vivir, sino un lujo, y es de las compras que primero descartan las personas cuando tienen el bolsillo apretado. “Esta caída se veía venir desde que se agudizó la crisis con el aumento del oro, lo que impulsó la adquisición de fantasía, que era menos costosa pero lucía bien”, agregó.

Según Monge, para hacerle frente a la situación son muchas las joyerías que han optado por reinventarse. Entre sus estrategias han reducido y diversificado su variedad de productos y algunas han sacrificado la calidad. “Antes se veían cadenas en oro bien gruesas, ya eso es casi inexistente por su alto costo y las joyerías han comenzado a adquirir prendas de menor valor en respuesta a las exigencias del bolsillo de los clientes”, indicó.

Lilliam Cátala, propietaria de la Joyería Cátala del Viejo San Juan, una de las mecas tradicionales por la cantidad de joyerías que tiene, aceptó que la situación económica ha afectado a la industria de manera significativa. Mencionó que la confianza, el servicio y el ofrecimiento de joyería fina es lo que les ha permitido prevalecer por 84 años y tres generaciones en la operación del negocio. “Nosotros tratamos de complacer a nuestro cliente.

Si lo que desea no lo tenemos, se lo buscamos o se lo fabricamos. Hemos ampliado nuestros ofrecimientos, lo mismo diseñamos, que restauramos o lo fabricamos, lo importante es cumplir con lo que el cliente solicita y que salga satisfecho de nuestro establecimiento”, detalló.

Cátala aceptó que aunque el precio del oro se ha disparado, todavía hay mucha gente dispuesta adquirirlo aunque en menor grado que antes, lo que ha provocado que el gusto por la plata haya evolucionado con mayor fuerza. “El oro siempre se va a vender según la posibilidad de cada cliente, por lo que tenemos que contar con ello, justamente para ese cliente”.

Para las joyerías del Condado, los nuevos hoteles han sido un gran suspiro para poder mantenerse abiertos. Santiago Villar, de la Joyería Cartier aceptó que la crisis que experimenta la Isla la están pasando otros países del mundo y localmente ya se había pasado antes y superado, lo que entiende volverá a suceder. En el caso de las joyerías sostuvo que los altos costos de las utilidades han agudizado la crisis, por lo que han tenido que recurrir al fortalecimiento de la marca. “Nosotros hemos podido mantener las ventas por el producto que ofrecemos y el reconocimiento de la calidad de la marca que vendemos, la cual es reconocida a nivel mundial. A ello sumamos nuestra capacidad de ofrecer un variado surtido de prendas de diversos precios, cumpliendo con la solicitud de todos nuestros clientes”, expresó Villar.

Otro elemento que ha beneficiado a las joyerías establecidas en el Condado fue el crecimiento del turismo y la apertura de nuevos hoteles, ya que entiende les ha acercado una clientela cautiva que gusta de la joyería fina y de calidad.

Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO

Graduada de Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez y egresada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con más de 20 años de experiencia como periodista en prensa escrita, radial y televisiva.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir