Continuar a ElVocero.com

Millonario fraude en reventa de autos

Entidades públicas y privadas dejan de devengar considerables ingresos por traspasos incompletos e ilegales
vr0514014-traspaso60p
Carlos Power, Presidente del Comité de Financiamiento de Autos de la Asociación de Bancos, y Arturo Carrión, Vicepresidente Ejecutivo de la entidad. Suministrada
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 11:35 am

La proliferación de personas que se dedican a la compra y reventa de autos sin poseer las certificaciones o que no cumplen con el debido proceso de ley representa pérdidas millonarias para la Policía de Puerto Rico, el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), la banca comercial y para los consumidores.

El Subdirector de la División de Vehículos Hurtados de la Policía, sargento Luis Díaz Carrillo, sostuvo que a dicho cuerpo le representa un gasto de $20,000 por cada caso y anualmente se reportan alrededor de 500, lo cual podría representar unos $10 millones.

A esto se añaden otros $6,000 a $10,000 en pérdidas por vehículo para la banca, y otros miles que deja de recibir el DTOP por concepto de boletos de Auto Expreso, donde existen casos cuyas deudas superan los $3,000.

El Sargento fue enfático en que en la mencionada práctica, que ha proliferado por el factor económico y por desconocimiento de algunas personas, todo el mundo pierde, principalmente el dueño inicial del auto vendido. Cuando no se completa el traspaso en ley, el dueño original puede ser demandado civil y criminalmente, además es responsable por los pagos dejados de efectuar y las multas acumuladas, lo cual puede incidir de manera adversa en su crédito.

Para la persona que comete el fraude a través de una transacción de traspaso irreal, se enfrenta a una pena de cárcel de 3 a 8 años y una multa de $5,000. En el caso del comprador bonafide, el mismo puede ser encausado por poseer un vehículo que para efectos legales es hurtado, independientemente haya estado emitiendo el pago del auto al supuesto “bróker”.

En vista de la proliferación de estos casos, que no fueron hasta el año 2000 que se tipificaron como delitos graves, la Asociación de Bancos de Puerto Rico (ABPR) exhortó a la comunidad a ejercer cautela. La entidad hizo un llamado a los consumidores a no vender o entregar su auto a individuos no autorizados, ya que estos pueden estar trabajando bajo un esquema de fraude que afecta tanto a los dueños originales como a las instituciones que financian los mismos.

“En la Asociación tenemos el compromiso de educar al consumidor sobre lo que debe hacer para protegerse y no ser víctima de prácticas ilegales que pueden afectar su crédito y pongan en riesgo su estabilidad financiera. Es por ello que estamos orientando a los consumidores sobre la práctica de personas de presentarse como intermediarios o ‘brókers’ para tramitar la compra de vehículos sin contar con la licencia requerida ni la autorización de las instituciones que ofrecen el financiamiento de los automóviles”, indicó Arturo Carrión, vicepresidente ejecutivo de la ABPR. El ejecutivo enfatizó que los consumidores deben ejercer cautela ante la práctica de personas inescrupulosas que prometen hacerse cargo de la deuda del automóvil.

Carrión exhortó a los consumidores a que antes de realizar cualquier transacción con su auto, se comuniquen con el banco o la institución financiera a través de la cual tramitó la compra del mismo y corroboren en el DTOP la existencia real de los permisos del concesionario. Actualmente se elabora el Reglamento del DTOP, por lo cual a excepción de los concesionarios con permisos de venta de vehículos de motor, nadie puede efectuar este tipo de transacción ni anunciar públicamente el servicio.

Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO

Graduada de Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez y egresada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con más de 20 años de experiencia como periodista en prensa escrita, radial y televisiva.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir