Continuar a ElVocero.com

Negocios podrían hacer pruebas de alcohol

El Centro Unido de Detallistas se opuso ayer por entender que es un costo excesivo para los comercios
PROYECTO 238 . SESION DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES.  FOTO POR INGRID TORRES
Por Maricarmen Rivera Sánchez, EL VOCERO 4:01 am

Imagine usted salir a compartir y a consumir bebidas alcohólicas con sus amistades. Entrada la noche se percata que no solo lo podría parar un policía para realizarle una prueba de aliento, sino que la persona que le está vendiendo las bebidas también le solicita realizarse una de estas pruebas antes de continuar vendiéndole alcohol.

Un escenario similar es el que se discute en la Cámara, donde se analiza un proyecto que obligaría a los comerciantes a tener estos dispositivos en caso de que alguien desee realizarse la prueba antes de montarse tras el volante.

El Centro Unido de Detallistas se opuso ayer por entender que es un costo excesivo para los comercios. Estos equipos, conocidos en inglés como breathalyzer, pueden costar entre $600 y $1,000. El proyecto cameral establece una multa de administrativa de hasta $1,000 por incumplir con esta disposición. El proyecto fue radicado por el representante novoprogresista Ángel Rodríguez Miranda.

“Todo lo que implique absorber nuevos costos de operaciones, por mínimos que sean, se refleja en una disminución de ganancias a su ya maltrecho bolsillo”, dijo Enid Monge, presidenta del Centro Unido.

Dijo además que los equipos que utilizarían estos comercios no pueden compararse con los de la Policía, los cuales son más especializados. Aseguró que hay estudios comparativos entre diversas marcas que reflejan que los resultados de estas máquinas no se asemejan a los de las máquinas que usa la Policía.

Fue más allá al indicar que las mismas etiquetas de estas máquinas indican que los resultados no son tan confiables y que no pueden utilizarse como evidencia en corte ni como herramienta para determinar si puede o no conducir un vehículo de motor.

“Esto demuestra que los manufactureros de estos equipos, aún los más exactos del mercado, señalan que las autoridades harán caso omiso si usted se hizo la prueba con un medidor portátil para determinar si podía guiar porque el principio sigue siendo el mismo: si bebe, no guíe y use el conductor designado”, dijo Monge.
Aunque no lo dice el proyecto radicado en la Cámara, el director ejecutivo de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, José A. Delgado Ortiz, dijo que en otras jurisdicciones no solo se obliga a los comerciantes a tener el equipo, sino que además se prohíbe la venta de alcohol a los que tengan altos niveles de alcohol en la sangre.

“La presencia de este tipo de equipo permitiría a todo dueño de negocio prudente conocer con certeza el estado en que se encuentran sus parroquianos y le permitiría de manera proactiva identificar un conductor designado y un método de transportación alterna”, dijo Delgado Ortiz.

Maricarmen Rivera Sánchez, EL VOCERO

Tiene más de 15 años de experiencia como periodista en Puerto Rico y Estados Unidos. Tiene un bachillerato en Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y una maestría en Periodismo de Indiana University en Bloomington, Indiana.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir