Continuar a ElVocero.com

No le demos más vueltas a la noria

"Amigas y amigos el cerco se ha cerrado"
estadidad
EL VOCERO / Archivo
Por José M. Saldaña 4:00 am

Amigas y amigos lectores, no es mi intención crearles más ansiedades de las que ya puedan tener al enfrentar cada día en nuestra isla. Sin embargo es necesario que entiendan la realidad que nos azota y como se anticipa que esta habrá de empeorar en el futuro inmediato. No para preocuparnos y no actuar al respecto sino por el contrario, para que la aceptemos y nos enfrentemos a ella decididamente. No podemos continuar escapando, refugiándonos en fiestas, jolgorios, la playa, las novelas de televisión y otras formas de huirle a confrontar el hacer decisiones trascendentales como las que el momento actual requiere.

La realidad es que Puerto Rico quebró. El modelo político y económico que nos  sirvió en un momento para lograr algún progreso ya no funciona. Las circunstancias del mundo cambiaron y los pilares que lo sostenían se derrumbaron. A sabiendas de que el modelo económico se había agotado nuestros gobernantes -excepto contadas excepciones-no actuaron a tono con esa realidad e irresponsablemente gastaron más de lo que colectivamente producíamos. En lugar de frenar esa situación, hicieron lo contrario, prometieron, ofrecieron y gastaron a manos sueltas con el solo propósito de conseguir y mantener el poder político. Se pretendió vivir más allá de lo que  producíamos dentro de un modelo económico que daba signos de colapso. El resultado es que hoy confrontamos la quiebra del país.

Como pueblo estamos inmersos en una crisis existencial. Vivimos un caos y un  tranque que amenaza  nuestra existencia como sociedad organizada  dentro de un sistema democrático de ley y orden. Cuando eso ocurre los pueblos no tienen más opción que  buscar soluciones. Algunas veces soluciones violentas como a diario  vemos alrededor del mundo. Otras veces pacíficas como parece ser en nuestro caso. Muchos de nuestros compatriotas que han reconocido la  presente crisis,  frustrados  y defraudados, han emigrado hacia los Estados Unidos continentales. Por fortuna tenemos esa válvula de escape de presión; emigrar hacia un estado. Bien sea por revolución violenta o pacifica la crisis puede servir para transformar positivamente la sociedad y el país como lo conocemos.

El actual gobierno parece no tener soluciones que no sean imponernos  más contribuciones para sostener un modelo  económico-político que colapsó, unas instituciones obsoletas que no nos sirven y que por el contrario nos quitan lo escaso que producimos para beneficiar a unos pocos. Ahí están los escandalosos ejemplos de la AEE, la AMA, la AAA  etcétera. Ante este cuadro no se cuenta con la voluntad política ni el liderato valiente capaz de reestructurar todo el aparato gubernamental inefectivo e ineficiente y lo que es peor, ya aparenta ser muy tarde para hacerlo. Se nos han escapado del país un gran número de personas productivas y los que quedamos ya no podemos con la carga de pagar  $73,000 millones de deuda.

Los economistas serios estiman que para poder  salir hacia adelante, sería necesario activar la economía mediante  la inversión privada de $10,000 millones anuales por 12 años.  Sólo para estar al nivel en que estábamos antes de la recesión que llevamos una década padeciendo. El gobierno actual del PPD  se ha dado cuenta de que esta es una misión prácticamente imposible para ellos ejecutar y están recurriendo a un plan para reestructurar la deuda del país. Esto sería de facto declararnos en quiebra,  posponiendo  pagarles a los acreedores o no pagarles. Eso tendrá  serias repercusiones pues nuestro crédito caerá muy por debajo de la actual chatarra. Nos dejaran sin crédito para el futuro.

Amigas y amigos el cerco se ha cerrado. Esto no pare más. El estatus colonial que padecemos y su modelo económico chatarra nos trajeron  hasta aquí. La única opción verdadera que tenemos para un mejor futuro es optar por un cambio radical de estatus. El  liderato del PPD -que es independentista- así lo entiende y con ayuda de sectores de la prensa que  con engaños semánticos de democracia participativa, agendas ciudadanas, mesas redondas y  comités  socialistoides de encargo, pretenden llevarnos inexorablemente hacia  la republica asociada.

El informe del GAO despejó el mito de que la estadidad sería onerosa para los Estados Unidos. Por el contrario quedó claro que sería beneficiosa para ambos lados. Tal como expresara el Congresista José Serrano: “Ningún territorio está mejor que el peor de los estados”. Para los que atesoramos nuestra ciudadanía americana llegó el momento de actuar y optar sin ambigüedades por la estadidad como la única ruta transformadora para el progreso y dignidad.  No sigamos dándole vueltas a la noria.

José M. Saldaña

Ex presidente de la Universidad de Puerto Rico.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir