No objeta petición para que juicio Casellas se celebre en Boston

El mismo está pautado para el próximo 7 de abril
20140206_POOL GFR MEDIA_CASELLAS_JM_06
Pool GFR Media
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 9:46 am

El fiscal federal Michael Gilfarb, no objetó la petición de la defensa de Pablo Casellas para que el juicio, pautado para el 7 de abril, se celebre en el distrito de Boston.

Empero, el funcionario mostró su preocupación de que para el 18 de abril, cuando se celebra el tradicional maratón en Boston, no haya disponibilidad de hospedaje para ninguna de las partes, incluso para los testigos del caso.

Aunque no se opuso a la petición, el fiscal entiende que las mociones y las órdenes del caso deben ser radicadas en el expediente electrónico del Distrito de Puerto Rico.

Gilfarb reside en Miami, el juez Joseph Goodwin en Virginia del Oeste, el abogado del acusado Francisco Rebollo y los testigos en Puerto Rico.

La pasada semana Rebollo solicitó a Goodwin realizar el juicio en Boston al plantear que el exceso de publicidad en Puerto Rico impide que se pueda seleccionar a un jurado imparcial por lo que su cliente no va a poder tener un juicio justo.

El letrado ha argumentado que desde el asesinato de Carmen Paredes el 14 de julio de 2012 al presente, los medios de comunicación en el País han efectuado una cobertura “excesiva y sensacionalista” del caso contra Casellas.

El excorredor de seguros fue encontrado culpable el pasado 22 de enero por el asesinato de Paredes, por violaciones a la Ley de Armas, destrucción de evidencia y un delito menos grave, mentir sobre la comisión de un delito “carjacking”.

El 10 de abril de 2013 Casellas fue acusado por un Gran Jurado por tres cargos por presuntamente ofrecer declaraciones falsas a los agents del FBI en relación al “carjacking”.

El pliego acusatorio alega que Casellas Toro “a sabiendas y voluntariamente hizo declaraciones y representaciones falsas, fraudulentas y ficticias” a agentes del FBI de que el 17 de junio de 2012 fue al club de tiro a practicar, “cuando en verdad no fue a practicar tiro al blanco, sino para crear la falsa impresión de que fue víctima de un crimen”.

Asimismo, la acusación indica que el 17 de junio de 2012 agentes de ley y orden de la Policía de Puerto Rico acudieron a una alegada escena de un crimen cercano al Club Metropolitano de Tiro en Toa Baja, en donde Casellas había reportado ser víctima de un crimen.

De igual forma, alega que el 17 de junio del 2012 el acusado informó a los agentes estatales que mientras manejaba por el polígono de tiro para disparar unos asaltantes desconocidos le dispararon por la parte posterior de su vehículo, lo que lo obligó a detenerse. Los asaltantes, quienes le apuntaban con un arma lo forzaron a moverse al asiento del pasajero, le dispararon en el brazo, que escapó a través de la ventana que tenía los cristales rotos y que se escondió de los asaltantes.

Casellas indicó a los agentes federales que mientras se mantuvo oculto vio que los asaltantes se llevaron su vehículo (Acura) y posteriormente reportó que los asaltantes le robaron dos armas de fuego del baúl.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir