Nueva fórmula para bajar la luz

Economistas opinan sobre más medidas para alcanzar reducciones significativas en factura de la AEE
vr0409001 60pC AEE 2
EL VOCERO / Agustín Santiago
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 10:02 am

Si cada centavo facturado a los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) representa unos $179 millones en gastos de la agencia; la eliminación de incentivos, los subsidios a municipios y la fiscalización para evitar el hurto de energía podrían significarles ahorros considerables a las personas junto a la nueva  Ley de Transformación y Alivio Energético de Puerto Rico.

Al presente, las concesiones por incentivos de la AEE a iglesias, hoteles, entidades sociales y a municipios, entre otros, suman alrededor de $400 millones anuales, y casi la mitad corresponde a los acuerdos con las alcaldías a cambio de que no les cobren impuestos por servidumbres e infraestructura.

A esa cantidad se suman la pérdida de alrededor de $800 millones por el hurto de energía y por producción no contabilizada, que igualmente podrían incidir de manera favorable en el precio que pagan las personas a la corporación pública, si ejercieran mayores controles. Esas cifras se desprenden del análisis de los números registrados en el informe  de 2013 que preparó la AEE para los bonistas, ante la emisión que realizó entonces.

En opinión del economista Sergio Marxuach, director de política pública del Centro Para una Nueva Economía (CNE), ese promedio de $1,200 millones, entre otras partidas que podrían ser revisadas, sí tendrían un gran peso a la hora de reducir la factura a los clientes de la AEE.

Dijo que aunque la propuesta aprobada en ambas cámaras legislativas en días pasados para bajar costos por energía “va por el camino correcto”, siempre queda “más grasa” que se puede eliminar para producir resultados.

La nueva propuesta contempla establecer acuerdos con los municipios para revisar los acuerdos y pagar alguna cantidad por la energía que consumen, pero Marxuach es de los que piensa que el beneficio debe cortarse de raíz.

Explicó que “el Senado y la Legislatura pueden legislar para que la AEE no tenga que pagarle nada a los municipios… y que los municipios paguen por toda la energía que consumen”.

Marxuach agregó que de esa manera se fomenta la conservación de la energía “porque muchos municipios desperdician energía” y al tener que pagar utilizarían el recurso con mayor cautela. “Así no habría parques iluminados en las noche que nadie usa y que todos pagamos”, señaló.

En cambio, para el economista Antonio Rosado el asunto de los municipios podría ser contraproducente para la AEE ya que si les quitan el subsidio pueden decidir cobrarle impuestos a la autoridad por su infraestructura en cada pueblo.  En otras áreas dijo que sí se pueden eliminar gastos operacionales y hacer bajar más las facturas.

“La gente lo que quiere es que le bajen la luz y eso va a tomar su tiempo porque hay unos reglamentos y unas métricas y va a redundar en una operación eficiente. Esto (la nueva propuesta) ha sido un gran paso de avance para Puerto Rico’, expresó Marxuach.

También dijo que se habla mucho de la nómina de los empleados de la AEE y los beneficios altos que reciben, sin embargo, comentó que no representan el gran gasto frente a la compra de combustible y otras partidas.

“Tienen que aumentar los ingresos y no aumentar los costos. El problema allí (en la AEE) es que también les deben millones pero a nadie le interesa cobrarle a nadie y lo demás es todo un esfuerzo de relaciones públicas”, sentenció Rosado.

El plan de la AEE es lograr cambios significativos en su operación y uso de combustible para poder reducir el costo de energía a 22 centavos hacia el 2015 a sus abonados, a 20 centavos para el 2017 y a 16 centavos en el 2019.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir