Continuar a ElVocero.com

Nuevo calvario en la corte federal

Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 4:03 am
Casellas Toro se declararía no culpable de los cargos que se le imputan, como suele ocurrir en las vistas de lectura formal de cargos
vr0207005-30pBN-Juez

Luego de haber culminado ayer su proceso judicial en el foro estatal, Pablo Casellas Toro deberá comparecer hoy a la sala dos del Tribunal Federal para enfrentar la vista inicial, de fianza y de lectura formal de cargos que le fueron imputados por un Gran Jurado el 10 de abril del 2013 por ofrecer declaraciones falsas a agentes federales que investigaron el ‘carjacking’ del que alegó haber sido objeto el 17 de junio del 2012.

Aunque no es rutinario que a un acusado se le celebren de una sola vez tres procesos en uno, en algunos casos esto se hace para ahorrar tiempo a las partes. En este caso tanto el juez Joseph Goodwin como el fiscal Michael Gilfarb, son de otros distritos. Goodwin es el distrito de Virginia del Oeste y Gilfarb es del distrito Sur de la Florida. Tanto la fiscalía federal como los jueces del distrito de Puerto Rico se inhibieron de ver el proceso contra el corredor de seguros para evitar un posible conflicto, debido a que el acusado es hijo del juez federal Salvador Casellas Moreno.

Casellas Toro se declararía no culpable de los cargos que se le imputan, como suele ocurrir en las vistas de lectura formal de cargos.

Hace una semana el juez Goodwin ordenó que se desellara la acusación que emitió un Gran Jurado contra Casellas el 10 de abril del 2013. El pliego acusatorio se mantuvo sellado durante nueve meses para garantizarle a Casellas un juicio justo en el foro estatal, según explicó el fiscal Gilfarb en una moción.

El pasado 22 de enero Casellas resultó culpable por el asesinato a tiros de su esposa Carmen Paredes ocurrido el 14 de julio de 2012 en la residencia de la pareja en la urbanización Tierralta III en Guaynabo.

El pliego acusatorio alega  que Casellas Toro “a sabiendas y voluntariamente hizo declaraciones y representaciones falsas, fraudulentas y ficticias” a agentes del FBI de que el 17 de junio de 2012 fue al club de tiro a practicar, “cuando en verdad no fue a practicar tiro al blanco, sino para crear la falsa impresión de que fue víctima de un crimen”.

Asimismo, la acusación indica que el 17 de junio de 2012 agentes de ley y orden de la Policía de Puerto Rico acudieron a una alegada escena de un crimen cercano al Club Metropolitano de Tiro en Toa Baja, en donde Casellas había reportado ser víctima de un crimen.

De igual forma, alega que  el 17 de junio del 2012 el acusado informó a los agentes estatales que mientras manejaba por el polígono de tiro para disparar, unos asaltantes desconocidos le dispararon por la parte posterior de su vehículo, lo que lo obligó a detenerse. Los asaltantes, quienes le apuntaban con un arma lo forzaron a moverse al asiento del pasajero,  le dispararon en el brazo, que escapó a través de la ventana que tenía los cristales rotos y que se escondió de los asaltantes.

Casellas indicó a los agentes federales que mientras se mantuvo oculto vio que los asaltantes se llevaron su vehículo (Acura) y posteriormente reportó que los asaltantes le robaron dos armas de fuego del baúl.

El FBI acudió a la escena debido a que el ‘carjacking’ es un delito de jurisdicción federal. El 18 de junio los alguaciles federales entrevistaron a Casellas en su residencia y sostuvo que fue víctima de un crimen.

Temas:  

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir