Continuar a ElVocero.com

Operativo federal por fraude con medicamentos

Los arrestados fueron llevados al Tribunal del DIstrito Federal, en Hato Rey
EL VOCERO / Agustín Santiago
EL VOCERO / Archivo
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 8:29 am

Dos dueños de farmacias, el propietario de una distribuidora y una técnica de farmacia, fueron acusados por un Gran Jurado por participar en un esquema de fraude al Medicare y por adulterar y marcar falsamente medicamentos controlados, utilizados en terapias respiratorias, acto por el que levantaron $225,929.21.

Durante una rueda de prensa la jefa de la fiscalía federal Rosa Emilia Rodríguez, indicó que en comparación con otros casos de fraude al Medicare, la cantidad de dinero tal vez no sea considerada extraordinaria, pero que los delitos imputados afectan a los ancianos, quienes reciben beneficios de Medicare.

“Es nuestro deber alertar a la ciudadanía a cuidarse de este tipo de crímenes”, afirmó la funcionaria.

Explicó que como resultado de este esquema, Family Pharmacy sometió por lo menos 554 facturas falsas al Medicare a través de MCS, para un total de $309,456.81, solicitando el rembolso por los medicamentos adulterados que distribuyeron a los beneficiarios de MCS Classicare. Como resultado el Medicare desembolsó $225,929.21.

Se alega que para llevar a cabo el esquema los acusados compraban los materiales necesarios y los frascos utilizados para empacar los medicamentos que estaban fabricando ilegalmente.

Estos hacían las mezclas de los medicamentos Levalbuterol y Budesonide en un establecimiento no autorizado y lo empacaban y les colocaban etiquetas que ellos creaban, los ponían en cajas y las rotulaban con números de lote y fechas de expiración inventadas.

Todo esto sin tomar ninguna y sin esterilizar el área de trabajo ni las herramientas utilizadas para la composición de estos medicamentos adulterados.

Asimismo, utilizaban productos domésticos como Lysol y Fantastik para hacer la limpieza sin velar por la seguridad de quienes iban a recibir los medicamentos. Por lo que es muy alta la posibilidad de que las medicinas que se le distribuyeron a personas con problemas respiratorios estaban contaminadas.

El laboratorio de la Agencia Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), reportó haber encontrado hongo en los medicamentos que fueron confiscados. Además de esto, el laboratorio encontró que el contenido del ingrediente activo en los medicamentos era ínfimo en comparación al medicamento original aprobado por el FDA.

La acusación alega que el propietario de Family Pharmacy Francisco Rivera González le pagaba al dueño de la distribuidora de medicamentos RJ Medicare Luis Jiménez Feliciano con cheques a nombre de Francisco Cintrón Acevedo, dueño de la farmacia Cintrón de Utuado desde la cuenta de banco que se habían depositado los pagos de MCS.

Jiménez Feliciano depositaba los cheques en su cuenta y retenía una porción del mismo antes de pagarle a Cintrón Acevedo.
Se alega que el farmaceútico Cintrón Acevedo era el dueño de la maquina que utilizaban para hacer la mezcla de los medicamentos adulterados y también fue quien le enseñó a Derilyn Serrano Bernacet a adulterarlos.

Estos medicamentos se distribuyeron en las farmacias Family Pharmacy en Añasco y Farmacia Cintrón en Utuado.
De igual forma, RJ Medicare se dedicaba a distribuir medicamentos recetados a pacientes en hogares, centros de envejecientes y lugares de cuido, entr otros.

“Todas las personas que han recibido medicamentos de estas farmacias deben asegurarse que recibieron medicamentos originales”, advirtió Rodríguez.

Instó al público en general a verificar los medicamentos que utilizan y asegurarse que estos son aprobados por el FDA.

Las autoridades federales advinieron en conocimiento de estos hechos a través de la hija de un paciente con problemas respiratorios. A la fémina le pareció raro la etiqueta del medicamento y se comunicó con el Departamento de Salud.

A preguntas de EL VOCERO, Rodríguez indicó que tienen conocimiento de que una persona que tomaba los medicamentos falleció, pero no han podido confirmar si tiene relación directa con este esquema. Por lo que investigan esta muerte.

En caso de que la persona haya fallecido a consecuencia de este esquema, los acusados se exponen a cadena perpetua.

El grupo se expone a sentencias de 10 años por el fraude al Medicare y tres años por adulterar los medicamentos.

En el operativo participaron agentes del FDA, el Departamento de Salud Federal, agentes de la Policía de Puerto Rico de Guayama y el Departamento de Hacienda.

El caso está a cargo del fiscal Wallace Bustello.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir