Ordenan confiscación de motel de pedófilo

El fiscal federal Marshal Morgan, expuso en una moción que las autoridades advinieron en conocimiento de que se han hecho gestiones para liquidar toda propiedad que hay dentro de Almacén Navideño
Tribunal_Federal_01
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 4:02 am

La fiscalía federal solicitó la confiscación del negocio Almacén Navideño de Mayagüez, cuyo dueño Wilfredo Cubero Soto, presuntamente utilizaba de motel para tener sexo con menores de edad a cambio de darles dinero.

El fiscal federal Marshal Morgan, expuso en una moción que las autoridades advinieron en conocimiento de que se han hecho gestiones para liquidar toda propiedad que hay dentro de Almacén Navideño.

Morgan planteó que el gobierno puede solicitar la confiscación de una propiedad que haya sido utilizada para cometer un crimen.

Según la moción, la propiedad que ubica en la carretera PR-102 de la Sultana del Oeste, tiene cinco mil cuerdas de terreno.

Wilfredo Cubero Soto, se declaró no culpable por los cargos de tráfico sexual de menores prostitución de menores y transportar a una menor para prostituirla que le fueron imputados por un Gran Jurado federal.

El acusado compareció a la vista de lectura formal de cargos ante el magistrado federal Marcos López junto a su abogado Francisco Medina.
Cubero Soto se expone a ser sentenciado a entre cinco años de cárcel a cadena perpetua, a entre cinco años a el resto de su vida en libertad supervisada y a una multa de $250 mil.

Este fue arrestado el pasado 12 de marzo por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Según una declaración jurada de un agente del ICE el pasado 27 de febrero el anciano transportó a la niña al almacén de su negocio y a un motel en Cabo Rojo para agredirla sexualmente.

La perjudicada fue entrevistada por los agentes y les informó que en diciembre pasado una amiga de 15 años le dijo que tenía a un amigo, refiriéndose a Cubero Soto, que le había pedido que reclutara a niñas menores de edad para tener relaciones sexuales a cambio de dinero.

El 10 de diciembre durante la hora de almuerzo el acusado contactó a la amiga de la víctima y les dijo que las iba a buscar a la escuela intermedia.
Una vez dentro del vehículo, la amiga de la perjudicada le dijo que se escondiera en el piso. Acto seguido, Cubero Soto extendió su mano y le tocó los senos y vagina. Luego le preguntó la edad a la menor y esta le indicó que tenía 13 años.

El acusado las llevó a un apartamento dentro del almacén de su negocio el cual tenía un sofá verde, un televisor plasma, una mesa y un matress, un refrigerador y ropa.

Cubero Soto y le pidió que le hiciera sexo oral y luego la penetró. Cuando terminaron, le pagó $40 y la llevó nuevamente a la escuela.

El 11 de febrero la amiga de la jovencita le indicó que Cubero Soto quería volver a verla y que las iba a buscar cerca de la escuela. Este las recogió en un Mercedes Benz negro y las transportó al motel Acuario en Cabo Rojo en donde nuevamente sostuvieron relaciones sexuales. La perjudicada regresó al vehículo y su amiga entró a la habitación del motel. Al notar que su amiga no salía, entró a la habitación y la vio haciéndole sexo oral al acusado.

El imputado le pagó a la víctima $40 y una cantidad de dinero indeterminada a su amiga.

La menor indicó a los agentes que aceptó la petición del acusado porque necesitaba el dinero y que era la primera vez que tenía sexo por dinero.

Asimismo, dijo que se sentía sucia cuando estuvo con el acusado y que no quería volverlo a hacer.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir