Paladines ante la alta competencia tecnológica

Paladines ante la alta competencia tecnológica
video
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:00 am

Con una economía en gran parte fundamentada en el consumo, el servicio constituye la herramienta principal que puede marcar la diferencia para que un consumidor decida si regresa a un establecimiento en particular para adquirir un bien o un servicio.

Esto lo tienen muy claro el matrimonio de Carmen y Miguel López desde el primer día que abrieron las puertas de la tienda de alquiler de videos Video Place en el área de Río Hondo en Bayamón, hace 32 años.

Llegaron con el boom en la Isla en este segmento de negocio, y además de ofrecer el mayor inventario de películas y documentales internacionales y del denominado “cine de arte” que exista en Puerto Rico, el servicio personalizado estableció la distinción.

Miguel cuenta que como voraces cinéfilos ofrecen una experiencia de diálogo e intercambio de experiencias y conocimiento, que complementan y va por encima del producto y el vínculo negocio-cliente, algo que recomienda para hacer prosperar otros comercios en diferentes áreas de mercado, sobre todo cuando se apunta a reforzar sectores como el turismo.

“Más que un negocio es la experiencia que tenemos con cada persona que entra por esa puerta. Conversamos, recomendamos y el cliente sale satisfecho”, señaló López.

Al cabo de tres décadas de ofrecer “el mejor cine”, como le llama Miguel, y de experimentar los cambios tecnológicos y la transformación constante de la industria, mantienen una clientela cautiva y continúan con las nuevas suscripciones de socios. Ahora se encaminan a nuevos derroteros, no sin antes asegurase de que dejan “en buenas manos” una vasta colección de películas para el deleite de los amantes del cine.

“Después de 32 años queremos hacer cosas pendientes pero nuestros clientes son importantes y esto es un legado y una experiencia que queremos preservar y dejarlo en buenas manos”, expresó López, quien antes de dedicarse al negocio se desempeñó como propagandista médico.

Video Place, que está ubicado desde hace varios años en el número 500 de la avenida Comerío entre Río Hondo y Levittown, ha superado el cierre de innumerables clubes de videos, grandes y pequeños como Blockbuster y Video Avenue, entre otros, y ha podido medirse con su oferta frente a las cajas de metal con películas de alquiler como RedBox. Alternativas de entretenimiento como Youtube, el “streaming” y la Internet con sus variantes, tampoco han podido opacar su presencia.

“El cambio de la industria ha sido monumental. La clave está en lo que ofrecemos, y la experiencia que experimentan las personas que vienen y eso no lo encuentran en otro lugar”, reiteró López, mientras escucha propuestas para decidir quién puede encargarse de su legado.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir