¿Periodistas o chismosos? (Parte 2)

"El periodista averigua y se entromete, pero debe corroborar, no disparar de la vaqueta"
Sandra_Rodriguez004
EL VOCERO / Archivo
Por Sandra Rodríguez Cotto, Relacionista, analista y periodista 4:00 am

¿Son los periodistas chismosos? Es una pregunta que me hago con mucha seriedad, pero cada vez con más frecuencia. A veces me decepciono cuando no encuentro una respuesta contundente ante la manera en que a veces se ejerce el periodismo. Sucede en esos momentos en que se cruzan las líneas y la llamada ‘prensa seria’ se viste con la impostura de los programas televisivos de chismes y el llamado periodismo del corazón.

Cuando en la portada del diario, o en el titular de radio o televisión el énfasis es que JLo quiere casarse por cuarta vez, o que Maripily volvió con el novio, o que Barea está con otra, y temas por el estilo, me hago la pregunta. ¿Es eso noticia o es un chisme? Entonces, quien la ofrece, ¿es periodista o es un chismoso? Realmente es un empleado que labora en un medio que tiene que vender, así que responde a los intereses del negocio, pero ¿dónde está la diferencia?

Los chismes y rumores, como dice el periodista y profesor de comunicaciones Mario Roche, son un déficit informativo que produce “información que parece verdad pero no lo es”. Las audiencias de televidentes, radioescuchas, cibernautas o lectores consumen el producto que dan los medios y lo usan como anestesia a sus problemas para no pensar demasiado. Ese proceso de cómo la sociedad se la lobotomizado ante la prensa banal, los malos escritores y las presiones editoriales que empujan historias llanas que no fomentan el pensamiento crítico es una tendencia global que ha sido muy bien analizada, entre otros, por Mario Vargas Llosa en su ensayo ‘La civilización del espectáculo’.

Como parte de esa movida muchos periodistas se intoxican con los rumores. Otros suelen adoptar narrativas del mundo del espectáculo para contar las noticias como asesinatos o juicios, como si fuera parte del ‘show business’.

Un periodista es un informador que recurre a fuentes fiables y verificables. Un chismoso es un enredador, murmurador y cizañero. Ambos suelen ser cuentistas y entrometidos, la diferencia radica en el principio básico que establece el periodismo, que es apegarse a la verdad con rigor. El periodista averigua y se entromete, pero debe corroborar, no disparar de la vaqueta.

Los dos tienen que informar en el menor tiempo posible para ganarle a la competencia, pero una diferencia fundamental debería ser la exactitud del contenido. Sin embargo, las noticias que cubre la llamada ‘prensa seria’ a veces carecen del elemento básico que es la corroboración. A veces especulan, publican falsedades y no corrigen, lo que a su vez, crea una opinión pública.

Las redes sociales tienen mucho que ver con esto porque sabemos de periodistas y medios noticiosos que usan rumores de lo que ven en Facebook o comentan en Twitter, lo convierten en noticia sin aún haber corroborado el dato. Publican y si se equivocan, quizás pidan perdón después. ¿No es eso acaso un chisme? ¿Qué diferencia entonces hay entre ese medio que tiró el chisme de Twitter sin corroborar y un programa de ‘chismes’ que sí corrobora y entrevista a los implicados? Ambos también comentan y suelen editorializar.

El asunto se complica porque de la misma manera en que los programas de cotilleo ya no tienen farándula local para cubrir y se enfocan en temas sociales o políticos, la prensa tradicional se mueve a los chismes. Quieran o no admitirlo, es una realidad irrefutable.

A la confusión también abona la presión económica en los medios que ahora ya no distinguen entre lo que es ventas y lo que es noticia. Me refiero a las entrevistas pagadas. Esas que se ven a diario de la faja milagrosa, la crema antiarrugas, el colágeno o las alarmas de seguridad.

En algunos diarios ampliaron los suplementos para publicar noticias ‘pagadas’ a diario por anunciantes. En la radio se confunden como segmentos de programas y en la televisión hasta interrumpen el flujo del noticiario para disfrazar como entrevistas a las integraciones de productos de dudosa reputación, o no tienen la capacidad de investigar su procedencia porque vienen impuestos por ventas. Todo esto afecta la credibilidad del medio y del periodista.

Todas estas tendencias abonan a que cada día surjan más voces atacando a los periodistas serios. Casi todos son ataques son injustos, porque es la empresa mediática y no el periodista, por eso el comunicador debe hacer la aclaración para el público, de modo que sepa que es un comercial lo que dice y no una noticia verdadera, o un tema serio y no chisme.

Nota: Esta es la segunda parte de la columna ‘Chisme farandulero’ publicada la semana pasada.

Sandra Rodríguez Cotto, Relacionista, analista y periodista

Relacionista profesional, analista y periodista.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir