Piden no desestimar cargos contra alegado comerciante pedófilo

El hombre fue arrestado el pasado 12 de marzo por agentes del ICE
juicio
EL VOCERO / Archivo
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 12:22 pm

La fiscalía federal solicitó a la jueza federal Carmen Consuelo Cerezo que deniegue la solicitud de la defensa del comerciante de Mayagüez Wilfredo Cubero Soto, acusado por tráfico sexual de menores y transportar a niñas para prostituirlas.

El pasado 24 de junio la defensa del acusado de 63 años y propietario de Almacén Navideño de Mayagüez, solicitó la desestimación de los cargos de transportación de menores y de tráfico sexual de menores que pesan en su contra al plantear que las alegaciones del pliego acusatorio son insuficientes y al exponer que la corte no tiene jurisdicción en este caso.

“La defensa erró en ambas interpretaciones en derecho, así como su representación a la corte sobre el asunto de los clientes, también conocidos como “Johns”, de que no pueden ser procesados criminalmente bajo la sección 1591 y de que el asunto no ha sido atendido de lleno por otros circuitos apelativos”, afirmó el fiscal federal Marshal Morgan.

“Debido a que existe una interrogante sobre si el acusado, además de ser el John, también fue el organizador, facilitador, suplidor y traficante de menores para actos sexuales. La segunda moción de desestimación debe ser denegada”, afirma la moción de Morgan.

El fiscal argumentó que el uso del celular por parte del acusado demuestra que Cubero Soto actuó tanto como traficante de menores como un “John”, con el propósito de inducir a niñas menores de edad a incurrir en actos sexuales.

Señaló que la acusación contiene los elementos necesarios para la alegada ofensa.

Expone que en cada uno de los cargos se alega la fecha en que el acusado reclutó a la menor, la incitó y transportó a las menores, así como el día en que ocurrió el alegado crimen y que el comerciante sabía que causaba que las perjudicadas iban a incurrir en actos sexuales comerciales.

Los cargos también describen el modo de transportación de las menores, las fechas y el lugar exacto en donde ocurrieron los actos Planteó que el Tribunal de Apelaciones del Octavo Circuito ha sostenido este tipo de cargos.

Rechazó los argumentos de la defensa de que el Congreso no tenía la intención de que la “Ley de Víctimas de Tráfico y Violencia” no aplicara a comerciantes de tráfico sexual.

Morgan expuso que irrespectivamente de los argumentos en oposición presentados por la defensa, este caso presenta una innegable cuestión de hechos que deben ser resueltos por un jurado.

Cubero Soto se expone a ser sentenciado a entre cinco años de cárcel a cadena perpetua, a entre cinco años a el resto de su vida en libertad supervisada y a una multa de $250 mil.

Este fue arrestado el pasado 12 de marzo por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Según una declaración jurada de un agente del ICE el pasado 27 de febrero el anciano transportó a la niña al almacén de su negocio y a un motel en Cabo Rojo para agredirla sexualmente.

La perjudicada fue entrevistada por los agentes y les informó que en diciembre pasado una amiga de 15 años le dijo que tenía a un amigo, refiriéndose a Cubero Soto, que le había pedido que reclutara a niñas menores de edad para tener relaciones sexuales a cambio de dinero.

El 10 de diciembre durante la hora de almuerzo el acusado contactó a la amiga de la víctima y les dijo que las iba a buscar a la escuela intermedia.

Una vez dentro del vehículo, la amiga de la perjudicada le dijo que se escondiera en el piso. Acto seguido, Cubero Soto extendió su mano y le tocó los senos y vagina. Luego le preguntó la edad a la menor y esta le indicó que tenía 13 años.

El acusado las llevó a un apartamento dentro del almacén de su negocio el cual tenía un sofá verde, un televisor plasma, una mesa, un matress, un refrigerador y ropa.

Cubero Soto y le pidió que le hiciera sexo oral y luego la penetró.

Cuando terminaron, le pagó $40 y la llevó nuevamente a la escuela.

El 11 de febrero la amiga de la jovencita le indicó que Cubero Soto quería volver a verla y que las iba a buscar cerca de la escuela. Este las recogió en un Mercedes Benz negro y las transportó al motel Acuario en Cabo Rojo en donde nuevamente sostuvieron relaciones sexuales. La perjudicada regresó al vehículo y su amiga entró a la habitación del motel. Al notar que su amiga no salía, entró a la habitación y la vio haciéndole sexo oral al acusado.

El imputado le pagó a la víctima $40 y una cantidad de dinero indeterminada a su amiga.

La menor indicó a los agentes que aceptó la petición del acusado porque necesitaba el dinero y que era la primera vez que tenía sexo por dinero.

Asimismo, dijo que se sentía sucia cuando estuvo con el acusado y que no quería volverlo a hacer.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir