Puerto Rico: ¿“patito feo” o potencia del Caribe?

"Nuestra Isla sigue quedándose rezagada e incapaz de insertarse efectivamente en las corrientes globales"
BeFunky_PuertoRico.jpg
Por Robert Rivera, Abogado 4:00 am

La crisis sin precedentes por la que atraviesa Puerto Rico continúa agravándose y nos sigue costando. Las medidas fiscales tomadas por el presente gobierno de turno siguen afectando nuestro bolsillo y empobreciendo a nuestro pueblo. Estas acciones, unidas a la falta de un plan integral de desarrollo, nos han sumido en una profunda depresión económica, que entre otras cosas, afecta nuestro crecimiento y competitividad. Más aún, ha forzado a miles de puertorriqueños a abandonar la Isla buscando mejores oportunidades y a que se vea a Puerto Rico como un lugar inestable para la inversión y la operación de negocios e industrias que ayuden a generar empleos y a impulsar nuestro desarrollo económico.

El modelo actual del Estado Libre Asociado, territorial-colonial, del cual ha dependido nuestra Isla para su desarrollo, se agotó, ya no nos sirve y se ha convertido en una camisa de fuerza para nuestro progreso. Éste modelo de otros tiempos, unido a la falta de liderazgo, credibilidad y de una agenda para nuestra estabilización fiscal y nuestro desarrollo socioeconómico sostenible, son responsables de que Puerto Rico siga perdiendo su encanto y atractivos. El limbo e incertidumbre en la que nos encontramos bajo el modelo colonial del E.L.A., impide que como pueblo contemos con las herramientas, las facultades y el poder necesario para paliar nuestra crisis y reactivar nuestra economía.

Nuestra Isla sigue quedándose rezagada e incapaz de insertarse efectivamente en las corrientes globales, como hacen exitosamente otras jurisdicciones locales y estatales en Estados Unidos, en el Caribe y el resto de América Latina. Mientras aquí se nos gobierna sin rumbo y perdiendo el tiempo buscando excusas o a quien echar culpas, con una economía en caída libre y sin una hoja de ruta estratégica para encaminar nuestro desarrollo, dichas jurisdicciones se fortalecen, elevan su competitividad y se posicionan como importantes actores económicos a nivel regional y mundial. Esto gracias a que encaminan exitosamente proyectos estratégicos como megapuertos, centros de innovación, zonas especiales de desarrollo, programas de educación empresarial y bilingüe, e iniciativas para la exportación de bienes y servicios, para atraer inversión extranjera y maximizar recursos.

De hecho, recientemente Moody’s y otras organizaciones no gubernamentales han concluido que el panorama fiscal y económico de Estados Unidos y sus gobiernos estatales y municipales es uno positivo y estable tras superada la Gran Recesión. Estas mismas entidades también han mejorado el crédito por ejemplo de Grecia y España, luego que éstos encaminaran reformas fundamentales para recuperarse tras tocar fondo. También se ha pronosticado que en nuestra región tendrán crecimiento económico República Dominicana, Panamá, Colombia, Perú, Chile y Méjico, y hasta Haití y Nicaragua, los cuales se usaban siempre como ejemplos del rezago y subdesarrollo en nuestro hemisferio.

Ante este escenario, nuestro pueblo tiene dos opciones. O permitimos que Puerto Rico siga quedándose al margen y atrás, tornándose irrelevante en nuestra región, y sujeto a que pueda definírsele como el “patito feo” del Caribe, por su rezago, estancamiento económico y empobrecimiento. O, por otra parte, exigimos que finalmente se tomen las medidas correspondientes para resolver los problemas de fondo que han detonando nuestra crisis y que nos permitan contar con los mecanismos, facultades y el poder que requiere el momento, para transformar a Puerto Rico y posicionarlo como una gran potencia económica en el Caribe.

Puerto Rico puede ser líder y convertirse en una importante y vibrante economía regional. Se necesita entonces liderazgo y voluntad para tomar las decisiones fundamentales que se han postergado y que son necesarias para nuestro progreso, y que se cuente finalmente con un plan estratégico, bien pensado y ejecutado, para poder encaminar nuestro desarrollo socioeconómico sostenible.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir