Continuar a ElVocero.com

Quiebra moral

"Para contrarrestar tanta mentira y engaño, la llamada ‘salud mental’ de un Pueblo depende de su discernimiento"
deuda60p
Por Katherine Angueira Navarro 7:32 am

La quiebra no es financiera nada más. La tiniebla arropa a un Pueblo que ante la carencia de una liderato con credibilidad, debe buscar su propia brújula ante la incertidumbre. El espíritu de nuestro colectivo social se resquebraja. El alma de nuestro Pueblo no tiene consuelo. No se pinta un arco iris de esperanza en el horizonte. El reto: no alimentar el ruido partidista que nubla el entendimiento con el tira-y-hala de la distorsión de la realidad; recoger vela; buscar la información para entender la maraña de leyes financieras e intereses que se anuda a espaldas del Pueblo; re-agruparnos para re-dirigir la barca antes de hundirnos todos y todas juntos. La fe no puede ser ciega. La esperanza se construye a partir del pleno entendimiento de los acontecimientos.

El Pueblo depositó su voto a favor de la alternancia de partidos políticos para frenar los abusos de poder. La falta de honestidad y transparencia que les facilita tergiversar la realidad, en contra de los intereses del electorado, ha sido su propio cadalso. Al día de hoy es insostenible, que nuestros gobernantes tan pronto se mudan al Palacio de Santa Catalina, “olvidan” los sacrificios del electorado cuyos votos les abrió los portones a La Fortaleza, para entonces trancárselos en la cara. La ‘gente’ solo es su visa para abrir y cerrar las arcas públicas a su antojo, y legislar para que ‘sus peones’ sigan llenándoselas, so color que hay que cuadrar el presupuesto, o pagar la deuda heredada. Eso no es un gobierno participativo. Eso es un gobierno con visos feudales.

Para contrarrestar tanta mentira y engaño, la llamada ‘salud mental’ de un Pueblo depende de su discernimiento. Se hace imperativo una lectura aguda a través de las bolas de humo que le lanzan para tratar de dormir su conciencia colectiva cantándole la nana de turno. Ante la deuda abismal que los últimos gobernantes han encontrado “sorpresivamente”, en esencia, existen tres escuelas: achicar el gobierno cesanteando empleado-as públicos, cortar la grasa al hueso de los beneficios adquiridos del sector público y-o aumentar las medidas impositivas. Como un rayo laser, atraviesan las grietas de transacciones económicas para ver cómo se diversifican hurgando en todas las canastas privadas del electorado para levantar sus recaudos; peligrosamente acercándose a ‘nacionalizar’ las reservas que con tanto afán generaciones previas habían ahorrado para su vejez. Ya no basta con el IVU para recaudar fondos al momento del consumo, o con el aumento en las tarifas de los servicios básicos de agua, luz, peaje de puertos y carreteras, contribuciones especiales a partir del valor de propiedades, impuestos a remesas o refrescos, aumento de impuestos sobre ganancia de capital, patentes nacionales, entre otros. Ahora van a ‘reestructurar la deuda’ es decir, re-negociar los términos contractuales para su pago con los intereses devengados, cambiando las reglas de juego para evitar su impago a quienes estuvieron dispuesto a invertir en Puerto Rico mediante la compra de bonos.

Cuando la vorágine del abismo fiscal fue tomando fuerzas, dos ex – gobernantes adversarios—Rafael Hernández Colón y Carlos Romero Barceló–juntos litigaron su privilegio de escolta ‘ad perpetuum’, como si fuesen su séquito monárquico. Ahora en medio del huracán fiscal, dos expresidentes del Tribunal Supremo de Puerto Rico, licenciados Federico Hernández Denton y José Andreu García, habiendo asegurado sus pensiones de retiro del 100% de su salario de $125,000 anuales, alegadamente cierran fila con la institución bancaria Doral representando los intereses millonarios contra el Departamento de Hacienda (Noticel, 20 junio 2014). ¿Es o no la compra-venta de sus influencias que como servidores públicos amasaron? ¿Es o no señal de los tiempos de descalabro ético y moral?

Mientras se castiga al Pueblo con medidas de recaudos para responder por el despilfarro de otro(as), ninguno de los dos partidos políticos que se alternan administrando el ELA, encausan a los(as) responsables del engaño del despilfarro financiero a nuestro Pueblo. No obstante, las casas de inversiones del Norte no se hicieron esperar. Ya se radicó la primera demanda ante el Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico, impugnando la nueva ley conocida como ‘Quiebra Criolla’, por entender que el campo está ocupado por legislación federal (Caso # 14-1518). En su día el tribunal decidirá. Un asunto es la soberanía política para poner a prueba los poderes plenarios del Congreso de EEUU de Norte América sobre sus territorios. Otro asunto es la voluntad soberana del electorado para levantarse ante el atropello, fraude y el engaño exigiendo que se ajusticien a los(as) administradores de ambos partidos políticos que son responsables del saqueo de las arcas públicas. ¡La moral se levanta exigiendo responsabilidad!

Katherine Angueira Navarro

Psicóloga Social-Comunitaria


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir