Radica demanda por venta de camarones contaminados en restaurante

Hombre alega que el consumo le provocó una intoxicación que lo dejó cuadripléjico
MALLETE23
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 12:22 pm

Un residente del estado de la Florida que ingirió camarones contaminados importados de la India y que fueron vendidos en un restaurante en Aibonito, demandó al establecimiento y a los importadores del alimento, cuyo consumo le provocó una intoxicación que lo dejó cuadripléjico.

El recurso legal, presentado por la firma Agrait-Lladó, solicita una indemnización de $38 millones.

Los demandantes Luis González Cabán, Braulio González Reyes, Jennifer González y Arlene González Soto, demandaron en el Tribunal Federal a las distribuidoras de mariscos JR SeaFood Inc., Packer Provisions of Puerto Rico y Ramón Gutiérrez y el restaurante El Nuevo Amanecer en Aibonito.

La demanda indica que en agosto del 2004 el codemandado JR Seafood le vendió los camarones a Paacker Provisions y este a su vez a Gutiérrez. Este último le vendió los camarones al restaurante el 21 de diciembre del 2004.

Los camarones procedían de Calcuta, India y fueron importados a Estados Unidos.
El 19 de febrero del 2005 González Cabán acudió al restaurante El Nuevo Amanecer en donde ordenó camarones.

“Inmediatamente, mientras comía los camarones, sintió una sensación de quemazón en su boca y estómago”, señala el escrito.

Asimismo, sufrió diarrea, vómitos, hipotensión, mareo, síncope, dificultad motora y sensorial, inflamación en la espina dorsal, fallo renal, necrosis, anemia, gastroenteritis y salpullido en su abdomen y brazo.

El perjudicado fue llevado al hospital en donde su vida estuvo en peligro por varios días. Una vez que fue estabilizado, comenzó su recuperación, pero quedó cuadripléjico.

González Cabán fue atendido en varios hospitales en la Isla y en Estados Unidos y se determinó que su condición de salud se debió a una intoxicación paralítica por mariscos, causado por camarones que contenían saxitoxina.

Se alega que los demandados incumplieron con los requerimientos de Salud y Salubridad de Importación de Pescados y Productos de Pesquería de la Agencia Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), a través del sistema “Seafood Hazard Analysis and Critical Control Points (HACCP).

Exponen en casos como este, en el que los camarones fueron pescados en aguas de otro país, los estatutos federales requieren un Memorando de Entendimiento entre Estados Unidos y el país de donde procede el alimento. Afirman que los demandados incumplieron con los estatutos federales y permitieron que camarones contaminados estuvieran disponibles para el consumo humano.

Alegan que todos los demandados, desde los distribuidores y los vendedores de los camarones al restaurante que los sirvió son responsables en conjunto y de forma separada por “los terribles daños causados a los demandantes”, quienes deben ser compensados.

El caso fue asignado al juez federal Gustavo Gelpí.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir