Rateros de chancletas y de chaquetas

"Ver a personas de edad avanzada llevando a cabo actos de raterismo en las tiendas era algo muy raro en el pasado"
Gilberto Arvelo, Doctor Shoper.
EL VOCERO / Archivo
Por Gilberto Arvelo, Dr. Shoper 4:00 am

Recientemente en www.doctorshoper.com estuvimos conversando con varios comerciantes sobre la difícil situación económica que  confrontan para poder operar sus negocios en una forma rentable. Desde los ya mencionados altos costos de agua y luz, hasta la patente nacional son elementos que atentan contra la rentabilidad de sus negocios. Pero todos coincidieron que uno costo que ha ido en aumento y que refleja la desesperanza por causa de la crisis económica en el país es causado por el Raterismo.

El Raterismo a pesar de todas las costosas y agresivas medidas que toman los comerciantes para minimizar el impacto de dicha conducta, la misma esta en este momento en niveles incontrolables. Por más cámaras, sensores de seguridad en la mercancía, personal de seguridad y la colocación de productos bajo llave, la desesperación y la miseria que está viviendo Puerto Rico está propiciando el Raterismo.

A pregunta de www.doctorshoper.com al presidente de la Junta de Directores de Supermercados Econo, Johnny Barreto Hijo sobre el problema del raterismo en los supermercados y cuál es el perfil del ratero el contesto lo siguiente; Los rateros ya no son de chancletas, ahora también son de chaquetas. Esto como forma de describir que ya ese ratero que regularmente es un adicto  a drogas que anda en chancletas que tradicionalmente utiliza el raterismo como modo de obtener dinero para sufragar su vicio, ahora se pueden ver personas muy bien vestidas hasta con chaquetas también robando en las tiendas.

Cuando consultamos a otros comerciantes también nos indicaron que han experimentado un aumento de raterismo en especial entre personas de edad avanzada. Inclusive mientras estuve el sábado pasado en una tienda almacén de membrecía entrevistando al gerente de dicho negocio, la seguridad del local tuvo que intervenir con una consumidora de 66 anos que estaba robándose un pote de aspirina. Ver a personas de edad avanzada llevando a cabo actos de raterismo en las tiendas era algo muy raro en el pasado pero en la actualidad dicha conducta ha ido en aumento como reflejo de la miseria que está viviendo muchos de nuestros viejos.

Pero un factor que demuestra la desesperación de estas personas que llevan a cabo actos de raterismo es el estar consciente que a pesar de que los comercios tiene rotulación que indican que tienen cámaras de seguridad, los productos tienen sistemas de seguridad y las existencia de personal de seguridad y con todo y eso se arriesgan a ser capturados en el acto. La desesperación los ciega.

Otro indicador del aumento en el raterismo en las tiendas es el incremento vertiginoso en los productos que los comercios han tenido que implementar mecanismos no tradicionales como por ejemplo el pagar por los mismos por adelantado para luego despacharlos. En el pasado por ejemplo, usted acudía a un supermercado a comprar una colita de langosta congelada cuyo valor es en alrededor de $8 en especial y podía escogerla de la nevera. Vaya ahora a comprar una, tiene que coger un numero en la carnicería para que lo atiendan, el carnicero le da una etiqueta con el precio en un pedazo de cartón para que la pague en la caja registradora, la cajera llama a un empleado para que con el recibo vaya a la carnicería a buscar la cola de langosta de $8. Todo esto consumiendo tiempo y dinero. Y como estos hay cientos de ejemplos que al final afectan al consumidor decente y a la misma vez a los comerciantes al aumentar sus costos operacionales. Otros comercios han optado el no tener disponible ese tipo de mercancía de alta demanda por parte de los Rateros.

Un comerciante me indica que la miseria que se está viviendo en la Puerto Rico es tal que personas de la tercera edad van a la góndola donde están los “Ensure” abren uno y se lo toman y cuando la seguridad intervienen con la persona para que paguen por el mismo le indican que no tienen dinero y que hacia par de días que no había comido nada y que la desesperación lo llevo a hacer lo que hizo. Ante este escenario el comerciante entra en la disyuntiva, llamo a la policía y hago el proceso de radicación de querella que conlleva pérdida de tiempo o dejo a la persona ir y como medida preventiva pongo el producto también bajo llave.

En una población envejécete y pasando miseria si las entidades responsables de velar por el bienestar de dichos consumidores no crean conciencia de que hay que hacer algo pronto veremos un aumento de personas de la tercera edad inundando las cárceles del país. Por lo menos allí reciben gratis un sitio donde comer y dormir.

Mientras tanto el gobierno y los medios entreteniéndonos con “issues” vanos con el propósito de no reconocer la miseria que se vive en Puerto Rico y el Raterismo, bien gracias.

Es muy importante recordarles que las pérdidas causadas por el raterismo en los comercios al final la terminamos pagándolas los consumidores.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir