Ruta hacia el abismo

La nueva degradación de Standard & Poor’s surge luego de que hace dos semanas, la agencia Moody’s llevó a cabo una acción similar
standard_poors
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:15 am

Ante los fuertes rumores de que próximamente podría estar declarándose en quiebra, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) recibió ayer otro ‘cantazo’ luego de que la agencia Standard & Poor’s degradó en cuatro escalafones a la corporación pública, al llevar su crédito de BB hasta B-.

Esto representa colocarse a niveles más bajos en la escala especulativa o chatarra, lo cual parece confirmar una inminente reestructuración.

La calificación llega a menos de un mes, luego que el pasado 18 de junio, S&P colocara a la AEE en vigilancia con implicaciones negativas, la cual fue reafirmada. La agencia clasificadora se volverá a expresar en tres meses.
“La rebaja refleja nuestra opinión sobre la incapacidad de la AEE de poder negociar con éxito la renovación de una línea de crédito que le concedía liquidez para la compra de petróleo”, planteó Judith Waite, analista de S&P.

Waite estableció que a juzgar por los recientes acontecimientos relacionados a las finanzas de la AEE, “creemos que esto aumenta el riesgo de que la autoridad intentará reestructurar la deuda a largo plazo, ya que una ley aprobada en junio así lo permite”. Se refiere a la Ley de Sostenibilidad Fiscal y Operacional del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, firmada hace dos semanas, y que entre otras cosas habilita la reestructuración de corporaciones públicas.

El informe reconoció la reciente gestión de la AEE que para extender hasta el 31 de julio el periodo de pago de ciertos vencimientos a la banca privada, correspondientes a líneas de crédito. A esa fecha, la AEE deberá conseguir $146 millones para pagarle a la banca, y otros $525 millones que vencen el 14 de agosto próximo.
La AEE tiene en circulación unos $8.6 mil millones en bonos y existe alta preocupación de que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) no pueda ayudar a la agencia pública a mejorar su liquidez como en el pasado. La vigilancia negativa conferida por S&P, está sujeta a cambios si la AEE no consigue negociar su deuda con las instituciones financieras.

En el informe, se explicó que por lo general las líneas de crédito se pagan con los ingresos asociados a la partida de gastos por compra de combustible, que la AEE cobra a sus abonados en las facturas. Pero, como la agencia no cuenta con liquidez, entonces surge la posibilidad de que utilice el nuevo mecanismo legal que habilita la reestructuración de la agencia con sus acreedores.

Se expresan los economistas

Para el economista Santos Negrón, el cuadro de la AEE “muestra tan claramente los elementos de riesgo y de negatividad, que no veo qué puedan hacer para mejorar su condición”.

“Veo estas degradaciones y pienso que ya se está convirtiendo en un elemento de masoquismo porque las agencias acreditadoras siguen enviando cada vez mensajes más intensos. La AEE no tiene a corto plazo ninguna posibilidad de mejorar”, sentenció Negrón. “Yo no creo que sea necesario tomar decisiones tan extremas porque no hay posibilidades de mejoría a corto plazo. Estamos en un terreno que nunca habíamos visto, estamos en un lugar sin precedentes”.

Negrón resaltó que “no hay otra salida que la reestructuración porque cada vez se reduce más el margen de acción”.
Para el economista y planificador Elías Gutiérrez, el significante de las degradaciones a la AEE “lo veo como una situación muy peligrosa porque uno no sabe si es que tienen una estrategia eficiente en el gobierno o no, porque no comunican nada. No sabemos qué están negociando”.

Gutiérrez comentó que la preocupación inmediata es cómo la AEE va a generar electricidad si no pueden comprar combustible. “Yo creo que el público no se ha dado cuenta del peligro que estamos corriendo y del empobrecimiento al que no están llevando. Y no se dan cuenta de que en tres semanas tengamos que apagar alguna de las plantas generatrices porque no tienen como prenderlas”, declaró el economista.

Mencionó que la posición del gobierno de no ayudar a las corporaciones públicas, en algún momento tendrá que hacerlo y producir un recorte mayor en el gasto porque de otra manera no podrían funcionar. Recordó que el BGF no tiene la capacidad de asistir financieramente a ninguna dependencia y opinó que “como agente fiscal tiene que decirle al País qué van a hacer para mantener la situación financiera”.

El economista Angel Rivera Montañez, dijo que las recientes degradaciones “son una muestra inequívoca de que la liquidez de la AEE es prácticamente nula. La reestructuración podría ayudar pero el Tribunal Federal igual podría declarar nula la Ley de Sostenibilidad y entonces las opciones serán menores”.

“La gente no está consciente de la seriedad del asunto y del golpe devastador de que hubiera un recorte energético porque mataría cualquier señal de recuperación en el presente… es impensable que lleguemos a esta situación pero no es imposible”, recalcó Rivera Montañez.

Hace dos semanas, la agencia Moody’s degradó a la AEE, impulsada principalmente por la nueva ley que le permite invocar la reestructuración de su deuda y su falta de liquidez. También colocó el crédito de la AEE más abajo en el nivel especulativo o chatarra. Fitch ya ha hecho sus advertencias.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir