Sacerdote pide desestimación cargos por tráfico sexual menores

Alega que el pliego acusatorio carece de los elementos necesarios para establecer la alegada ofensa.
Sacerdote
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 1:26 pm

La defensa del sacerdote Luis Berríos Berríos, solicitó la desestimación de los cargos de tráfico sexual de menores que pesan en su contra, al plantear que el pliego acusatorio carece de los elementos necesarios para establecer la alegada ofensa.

El religioso enfrenta un total de cuatro cargos. Dos por tráfico sexual y dos por transportar a un menor para sostener relaciones sexuales. La defensa no hace referencia a los cargos por transportar a un menor para sostener relaciones sexuales.

El abogado Héctor Guzmán, director de la Oficina del Defensor Público federal argumentó en una moción que el gobierno falla en especificar el acto sexual comercial.

“Berríos Berríos afirma que los cargos uno y tres carecen de los elementos necesarios para establecer una ofensa de tráfico sexual, según establecido en los estatutos, por lo que procede la desestimación de los cargos como asunto de derecho”, expresa el documento.

El acusado mantiene que el pliego acusatorio tiene alegaciones insuficientes, al fallar en establecer que está involucrado en tráfico sexual de niños.

Expone que la acusación falla en establecer una ofensa debido a que está ausente uno de los elementos esenciales para la convicción como reclutar, incitar, transportar, proveer y mantener a un menor a sabiendas de que incurriría en un acto sexual comercial.

“En estos cargos, es claro que Berríos Berríos no está acusado de prostitución o de intercambio de dinero por sexo. De hecho, ningún aspecto de comercio puede verse afectado por los alegados actos porque simplemente no hay un acto sexual comercial”, afirmó el letrado.

Argumentó que la Ley para Proteger a Víctimas de Tráfico Sexual y Violencia del 2000, no es ambigua y que la misma tiene el propósito de detener el tráfico de menores y adultos en trabajos forzosos o de abuso sexual.

Plantea que la fiscalía federal sobrepasó el ámbito de los estatutos para expandir el alcance de la ley. Mantiene que no ha encontrado casos en el cual el estatuto haya sido utilizado para acusar criminalmente por actos cometidos por adultos con adolescentes por alegada prostitución.

El religioso fue acusado por un Gran Jurado el pasado 8 de mayo de dos cargos por tráfico sexual de menores y dos cargos por tráfico sexual de menores con la intención de que este se prostituyera y cometiera actos sexuales ilícitos.

Berríos Berríos fue arrestado el pasado 13 de mayo por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en su residencia en Naranjito en compañía de un hombre de 24 años.

El acusado se expone a sentencias de un mínimo de 10 años de cárcel a cadena perpetua.

Según la acusación, el religioso transportó a un joven de 14 y 15 años en varias ocasiones desde Aibonito a Naranjito a sabiendas de que iba a cometer actos sexuales ilícitos.

El carro que utilizaba pertenecía a la Parroquia San José en Aibonito. La acusación alega que del 21 al 30 de julio de 2008, el acusado se llevó al menor a Miami para viajar en el crucero “Majesty of the Seas” por las Bahamas durante cuatro días. El acusado era el padrino y guía
espiritual del perjudicado.

En el foro estatal enfrenta dos cargos por actos lascivos.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir