Continuar a ElVocero.com

Sacrificada pero viable la exportación

La empresa puertorriqueña Dulzura Borincana exporta sus productos a Estados Unidos y Centroamérica
Dulzura1
Suministrada.
Por Alana Álvarez Valle, EL VOCERO 4:00 am

La exportación de productos y servicios de Puerto Rico para el resto del mundo es un camino complejo y lleno de retos, pero viable para los empresarios que buscan ampliar su negocio.

Un ejemplo es la empresa puertorriqueña Dulzura Borincana, que se especializa en dulces típicos puertorriqueños y algunos caribeños, que comenzó como una compañía familiar pequeña en Moca en 1997. Hoy día distribuye a toda la Isla, varias ciudades en Estados Unidos y recientemente a varios países en Centroamérica.

“Esto es el resultado de mucho trabajo, de tener productos de calidad, de tener consistencia. Es duro, ha sido difícil, pero gratificante. Estamos bien contentos”, admitió Carmen Ríos, propietaria de Dulzura Borincana junto con su esposo Carlos Rivera. “Somos pocos, pero aquí estamos. Trabajamos duro para echar la economía hacia adelante”, agregó.

La empresaria destacó que para incursionar en la exportación hay que tener sólida la producción local. Luego hay que estudiar los mercados a los que se aspira llegar, visitarlos, conocer sus regulaciones, impuestos, e idiosincrasia.
“Hay que tener visión. Comenzamos la exportación en 2006 en Florida, pero no nos fue bien. Éramos inexpertos, no estudiamos como el distribuidor trabajaba el mercado y no lo hacía bien”, relató. “En 2010 se nos acercaron de Marshalls y TJ Maxx para distribuir nuestros dulces de costa a acosta en Estados Unidos. Llegamos a 20 o 30 estados, en lugares hispanos y no. Vendemos dos contenedores mensuales de 40 pies. Luego en 2013, a través de un distribuidor de Nueva Jersey, llevamos el producto a Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania. Estamos en más de 80 puntos de venta en esa región. Es un área de más hispanos y cercano a los puertos, por los costos de transportación”, continuó.

Ríos comentó que el costo de la transportación es uno de los factores que detienen a muchos empresarios en sus intentos de exportación. Mencionó que un contenedor de Puerto Rico a Filadelfia cuesta $1,500, mientras que a California comienza en $5,300.

En días recientes, Dulzura Borincana completó su primer envío a Centroamérica como parte de su acuerdo con la compañía PriceSmart, una cadena de tiendas por subscripción estilo club. Con esta movida colocarán sus dulces en 12 países. La negociación, desde el momento del primer acercamiento, duró 18 meses. Ríos mencionó que tuvieron que someter la información de los procesos de manufactura a los registros de cada país, cambiar el etiquetado para la región —por las medidas que tienen que ser en gramos— e investigar los códigos arancelarios de cada lugar.

“Se me hizo casi imposible, porque Puerto Rico no tiene gestores en estos países y no lo puedes hacer en línea, tiene que ser en persona. El Gobierno debería contratar gestores para facilitar este tipo de diligencias. Mi exhortación es que los que quieran exportar tienen que involucrarse. Tuvimos que educarnos, informarnos. Nadie conoce mejor tu producto que tú mismo, es la única forma de garantizar el éxito”, declaró.

“Con PriceSmart pagamos para el programa de degustación. Eso nos puede asegurar el negocio a largo plazo. A Nueva York viajamos y visitamos las tiendas. Porque conozco mi producto, pero no sé cómo funciona la dinámica en Nueva York y Nueva Jersey. Entonces hablamos con el distribuidor, nos reunimos y diseñamos la estrategia. Las oportunidades son infinitas, pero hay que involucrarse”, aclaró Ríos.

La empresaria adelantó que ya está en negociaciones con distribuidores en Panamá y en Maryland, para el área de Maryland, Virginia y Washington D.C.

“Esperamos enviarles la mercancía a principios de abril”, concluyó.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir