Continuar a ElVocero.com

Salvador: Historia y fiesta

En esta edición de TRAVESÍA viajaremos a Salvador de Bahía, la capital brasileña de la fiesta cual será anfitriona de seis partidos del Mundial en un nuevo estadio: el Arena Fonte Nova.
VST0530000c salvador5
Por Adriana Vélez León, EL VOCERO 4:00 am

Quedan solo trece días para que arranque el magno evento deportivo, la Copa Mundial de la FIFA 2014, y en esta edición de TRAVESÍA viajaremos a Salvador de Bahía, la capital brasileña de la fiesta cual será anfitriona de seis partidos del Mundial en un nuevo estadio: el Arena Fonte Nova.

El modernísimo Arena Fonte Nova –con capacidad para  51,708 espectadores- albergará cuatro encuentros de la primera fase del torneo de fútbol, siendo el primero el 13 de junio cuando España se enfrentará a Holanda. La ciudad también será sede de un partido de octavos de final el 1 de julio y un duelo de cuartos de final el 5 de julio.

Salvador de Bahía es históricamente muy importante ya que fue la primera capital de Brasil y la primera ciudad que se fundó en el país, el 29 de marzo de 1549. Salvador creció bajo la profunda influencia de portugueses y descendientes de africanos e indígenas, lo que contribuyó a la riqueza cultural que caracteriza actualmente a la ciudad.

Además de ser una joya histórica, la ciudad tiene una privilegiada topografía, con una división clara entre la Ciudad Baja y Ciudad Alta, unidas por uno de los atractivos turísticos más interesantes del lugar, el Ascensor Lacerda. Nada, sin embargo, se compara con la importancia del Pelourinho, el casco histórico, con sus iglesias y casas coloniales, todas de gran colorido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

En la zona del Pelourinho, ubicada en la Ciudad Alta, podrás pasear por sus calles empedradas, visitar conventos, iglesias y observar la colorida arquitectura de Salvador.

Son varias las iglesias y catedrales que se pueden visitar en la ciudad bahiana, como la Catedral de Nossa Senhora Rosario dos Pretos, La Iglesia de São Francisco -con sus interiores decorados en oro-, la Iglesia do Carmo, La Iglesia do Bonfim y la Iglesia Nossa Senhora da Conceicao.

Otro de los atractivos es el Faro da Barra, que data del siglo XVI y que servía de guía a los barcos que navegaban por la Bahía de Todos los Santos. Allí se puede apreciar la Isla de Itaparica muy cercana a la costa. A la Isla de Itaparica se puede llegar en barco o ferry que parte a diario desde la Bahía de Todos los Santos. Es ideal para pasear por toda la isla, practicar surf o nadar entre los arrecifes de coral.

Además de paseos religiosos, la ciudad está repleta de mercados de artesanías y los mejores lugares para ir de compras son en las zonas de Barra y Pelourinho, donde ubica el Mercado Modelo y el Mercado São Joaquim con increíbles objetos afrobrasileños. El Mercado Modelo está compuesto de 273 comercios que ofrecen la mayor variedad de artesanías, regalos y recuerdos de Bahía, contando con tradicionales restaurantes de la culinaria bahiana.

Si te gusta la cultura y la historia, la ciudad cuenta con un gran número de museos como el Museo de Arte Sacro, el Museo da Cidade, el Museo Carlos Costa Pinto y el Museo Afrobrasileño.

Como si fuese poco, Salvador de Bahía tiene más de 50 kilómetros de playas de arenas anchas, tropicales y de aguas cálidas. Las playas del centro son las más concurridas donde se puede realizar todo tipo de actividades. También hay otras menos concurridas y muy atractivas para el turista que están un poco más alejadas y son las de Farol da Barra y Porto da Barra. 

¿Dónde hospedarse?

En Salvador de Bahía existe una gran diversidad de posadas, hoteles o posadas de mar para descansar y relajarse de un día largo de playa, sol y mar.

Algunos de estos alojamientos son lujosos resorts, otros equipados con cocina y algunos albergues baratos y sencillos. Muchos de estos además ofrecen desayuno, media pensión o pensión completa.

• Hotel Villa Bahía. En pleno casco histórico de Salvador, el Hotel Villa Bahía acompasa, con su arquitectura antigua, el encanto colonial de la ciudad. El establecimiento funciona en dos casas tradicionales de la época colonial, perfectamente ambientadas para ofrecer todos los lujos correspondientes a la categoría 4 estrellas. La gran protagonista del hotel es, sin dudas, la terraza panorámica, con inolvidables vistas del Pelourinho.

• Hotel Pestana Convento do Carmo. En pleno centro histórico de Salvador, el Hotel Pestana Convento do Carmo conjuga el encanto colonial de la ciudad bahiana con las más exclusivas y actuales comodidades. El hotel funciona en un convento originario del siglo XVI, que hoy es uno de los primeros hoteles históricos de lujo en el país.

• Mercure Salvador Rio Vermelho. El Mercure Salvador Rio Vermelho Hotel, es un moderno 4 estrellas, ubicado sobre la Playa de Río Vermelho, a aproximadamente 20 minutos del centro histórico de Salvador.

¿Dónde comer?

Uno de los sellos de identidad de Salvador es su variada e intensa gastronomía, llena de color, muy especiada y con intensos sabores. Desde pequeños bares en las playas y calles de la ciudad hasta sofisticados restaurantes, hay una polifacética y extensa gama de opciones gastronómicas para salir a comer en Bahía, con sabores tanto locales como internacionales.

La “moqueca” es el plato típico de Salvador, una exótica preparación de mariscos y pescados con leche de coco, múltiples especias y aceite de dandé. Este aceite, obtenido de la palmera “dandezeiro”, es un ingrediente tradicional de la cocina bahiana, introducido por los africanos. Otro complemento infaltable en la buena mesa de Bahía es la farinha, un tipo especial de harina de origen indígena, utilizada como acompañamiento de la mayoría de los platos regionales.

Sea cual sea el lugar que elijas para comer en Bahía, accederás más que a una experiencia gastronómica, sino que a una verdadera vivencia multicultural.

• Amado. Comandado por el chef Edinho Engel, uno de los más laureados de Bahía, este restaurante ofrece alta cocina contemporánea de raíces brasileñas, en una atmósfera sofisticada y amena.

• Dona Mariquita. El alma de la cocina nordestina se hace color y sabor en los platos de Dona Mariquita, un restaurante típico de ambientación rústica y artesanal, liderado por la cocinera Leila Carneiro. En su menú confluye lo mejor de la cocina bahiana tradicional.

• Boi Preto. Deliciosa tradición de la mesa brasileña, el espeto corrido también tiene su lugar en Bahía. Boi Preto es la churrascaría más concurrida de Salvador, con una excelente atención donde los cortes de carne se sirven uno tras otro, sin pausa.

 

Adriana Vélez León, EL VOCERO

Periodista en prensa escrita graduada de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir