Se avecinan otros 36 meses de contracción

Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 1:31 am
La profundidad dependerá principalmente de factores como la degradación de la deuda y las medidas económicas que se tomen en el Congreso, según economista Villamil.
phpThumb_generated_thumbnailjpg-23
Suministrada.

El nuevo año no se anticipa muy distinto de lo que experimentó el país en términos económicos durante el 2013 y tomará otros 36 meses para observar una mejoría después de rozar el fondo, según los estimados del economista José Joaquín Villamil.

En un análisis elaborado para la Asociación de Industriales de Puerto Rico, Villamil aseguró que la recuperación no será una tipo “U” o tipo “W”, como han sugerido algunos economistas. Dijo que todo indica que será una recuperación tipo “L”.

“Tocaremos fondo pero nos mantendremos a ese nivel por buen tiempo. Las proyecciones hasta el 2016 sugieren que así será pues los escenarios optimistas apuntan a crecimientos máximos de menos del 2.0% en el período”, pronosticó el economista.

Agregó que el desempeño económico en el 2013 no sugiere que habrá una recuperación en el año calendario 2014. La Junta de Planificación publicó en octubre sus estimados de crecimiento real en el PNB para el fiscal 2013 que termina en junio de 2014, de -0.03%, mientras la proyección para el fiscal 2014 que comienza en julio próximo es de -0.8%.

“Estudios Técnicos, Inc., asesores de la Asociación de Industriales, tiene una proyección similar para el 2014. Estas proyecciones no abonan a que el empleo se pueda recuperar de manera significativa. La tasa de participación laboral continuará alrededor de 40% y la tasa de empleo (por ciento de la población empleada) se mantendrá en torno al 35%. Es preocupante que en el tercer trimestre de 2013, los préstamos de la banca hayan caído en un 5.5%, y que la caída en préstamos comerciales, industriales y agrícolas hayan disminuido en 17%. La proyección para el año calendario 2014 es para una nueva contracción, cuya profundidad dependerá de factores como la degradación de la deuda y lo que ocurra en el Congreso en torno a temas económicos y fiscales”, afirmó Villamil.

El economista aceptó que hay riesgos que pueden cambiar el panorama, como puede ser la degradación de la deuda. Al respecto, lo que se decida con el Plan de Retiro de los Maestros, con un déficit actuarial de $10,000 millones, es clave. Mencionó que otro factor que genera incertidumbre es el impasse en el Congreso de Estados Unidos en cuanto a diversas dimensiones de la política económica y fiscal. “En resumen, el 2014 no será un año muy distinto al 2013, los riesgos son mayormente hacia la baja”, puntualizó.

Estas proyecciones son basadas mayormente en la tendencia que ha experimentado la Isla por los pasados años. Para Villamil, el 2013, que culmina hoy, de acuerdo a los indicadores disponibles a octubre, será un año de contracción económica donde el empleo asalariado cayó en 47,000 entre octubre 2012 y octubre 2013, las ventas al detal se han mantenido estables pero, de descontarse la inflación, han bajado en términos reales, el empleo en la manufactura se estabilizó en el 2013 pero está por debajo del empleo en el 2012 y no se proyecta una mejoría en el 2014. Las ventas de cemento se redujeron en comparación con el 2012, en 18% en los primeros once meses del año 2013.

A ello se suma que las ventas de nuevas unidades de vivienda podrían alcanzar las 3,000 unidades en el calendario 2013, por debajo de años recientes y muy por debajo del 2006 cuando se vendieron13,000 unidades, el Índice de Actividad Económica del BGF cayó en octubre de 2013 en comparación con octubre de 2012 en 5.4%, lo cual ha afectado la manera como las agencias clasificadoras interpretan la condición de la economía. En noviembre cayó 5.7%. “Comparando los primeros cuatro meses del fiscal 2014 con el mismo período en el fiscal 2013, hubo una reducción de 5.3%”.

Añadió que desde el punto de vista de la economía, el evento más importante fue la aprobación de las nuevas contribuciones en junio de 2013. Villamil comentó que el gobierno no tenía muchas opciones por la amenaza de una degradación de la deuda y tenía que mostrar un esfuerzo para reducir el déficit presupuestario. Agregó que reducir empleos en el gobierno no era la mejor solución ante la alta tasa de desocupación y la continua pérdida puestos de trabajo. Adelantó que ante la complejidad de las nuevas contribuciones y los costos que acarrean, éstas tendrán un impacto negativo en la economía, particularmente en el año calendario 2014.



Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir