Se declara no culpable acusado de masacre de Aguas Buenas

Los acusados se exponen a sentencias de hasta 20 años de prisión por la posesión de drogas, a entre cinco años a cadena perpetua por la posesión de un arma de fuego y a 10 años por posesión de un arma automática.
Carcel_Federal020
El dúo permanecerá ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés), luego de que Carreño les denegara fianza por considerarlos un peligro para la comunidad.
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 12:26 pm

José Gómez López, mejor conocido como “Coco”, acusado por la masacre de Aguas Buenas y su compinche Angel Rodríguez López, apodado “Papi Love”, se declararon no culpables esta mañana ante la magistrada Silvia Carreño por los cargos de sustancias controladas y violaciones a la Ley de Armas que le fueron sometidos por un Gran Jurado.

El dúo permanecerá ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés), luego de que Carreño les denegara fianza por considerarlos un peligro para la comunidad.

Gómez López es representado por la abogada Lydia Lizarribar. Mientras que “Papi Love” por Jennie Espada. “Coco” fue acusado por la masacre de Aguas Buenas en el foro estatal.
No enfrenta cargos por estos hechos a nivel federal.

Los acusados se exponen a sentencias de hasta 20 años de prisión por la posesión de drogas, a entre cinco años a cadena perpetua por la posesión de un arma de fuego y a 10 años por posesión de un arma automática.

“Coco” era buscado por la masacre de Aguas Buenas ocurrida el 3 de mayo del pasado año en la calle Laza. Las víctimas fueron Luis “Danny Cabeza” González, Manuel Hernández Manzueta, Elizabeth Román Cotto y su hija Griselda de Jesús Cotto.

Otras siete personas resultaron heridas.

Gómez López y Rodríguez López fueron arrestados el 24 de abril por agentes del “Task Force” de Fugitivos de la Oficina de los Alguaciles Federales en el motel Villa Borinquen en Bayamón, tras recibir información de un confidente.

Los alguaciles federales efectuaron una vigilancia en el motel e identificaron dos vehiculos utilizados por Gómez López, un Toyota Yaris azul y una guagua Honda Odyssey.

Los mencionados vehículos estaban estacionados en las cabañas 29 y 30 del motel. A eso de las 8:25 a.m. los agentes se dividieron en grupos para entrar al motel y tocar a la puerta de ambos apartamentos.

El equipo uno entro al apartamento de Gómez López que estaba junto a una fémina identificada como Debbie Ann Dones. Los agentes detuvieron a “Coco”, le leyeron sus derechos y lo pusieron bajo arresto. El acusado le informó a los agentes que tenia un arma y amuniciones en la habitación y en su vehiculo.

Los agentes incautaron un arma de fuego y una bolsa negra que estaba encima de la mesa Luego Gómez López consintió que su carro fuera registrado.

Dentro del Yaris los oficiales encontraron un magazine nueve milímetros y una pistola Glock automática cargada, modelo 19, calibre nueve milímetros, así como municiones.

En una bolsa negra había cinco magazines adicionales y un magazine con capacidad de 100 balas.

En total se incautaron 291 municiones 9 milímetros. Asimismo, habían $2,600 en efectivo dentro de una bolsa Zip Lock con marihuana y dos celulares.

El grupo dos llamó a la puerta de la habitación 29 y arrestó a “Papi Love”. Este se encontraba en compañía de Sujeily Cruz Feliciano también fue detenida.

Rodríguez López indicó que no había nada ilegal en ese habitación, que lo único que tenía era un arma y municiones en la guagua. Rodríguez López firmó un consentimiento para el registro del carro. Los agentes encontraron un arma pistola Glock automática mutilada, modelo 22, calibre .40 y un magazine y 105 balas de municiones.40.

Ese mismo dáa los agentes se reunieron con Gómez López en el Cuartel General de la Policía y tras renunciar a sus derechos y estuvo de acuerdo en ser entrevistado sobre los hechos que llevaron a su arresto.

Admitió que compró la pistola y el equipo para modificarla por $250 y que él mismo lo instaló.

Señaló que estaba armado porque lo querían matar, pero rechazó proveer información adicional. Reconoció que llevaba un año y medio evadiéndose de la Policía..

Agentes de la Agencia Federal Antidrogas (DEA), le preguntaron si usaba droga y dijo fuma marihuana todos los días.

Los agentes también se reunieron con Rodríguez López, quien admitió que compró el arma por $1,200.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir