Se lo juega todo

Para hoy está pautado el vencimiento del tercer plazo mediante acuerdo, que le concedió Citigroup y el grupo de bancos liderados por Scotiabank, para decidir sobre el pago de $671 millones que les debe la AEE en líneas de crédito
vr0814001-80pC-Aee1
La Junta de Gobierno de la AEE se limitó a decir que hoy en la tarde se deberá emitir un comunicado oficial con el resultado de las negociaciones con los consorcios bancarios. EL VOCERO/Agustín Santiago
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:01 am

El acuerdo que pueda anunciar hoy la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sobre los pagos en atrasos que tiene con la banca por $671 millones, no disiparán las posibilidades de acogerse a la quiebra criolla antes de que concluya el presente año fiscal el junio 30 de 2015.

De esa manera lo ven analistas y economistas que siguen pendiente de la precaria situación financiera de la corporación pública, mientras crece el número de fondos de cobertura que están listos “para dar la mano” al Estado Libre Asociado (ELA) si la AEE invoca la controversial Ley para el Cumplimiento con las Deudas y para la Recuperación de las Corporaciones Públicas.

Para hoy está pautado el vencimiento del tercer plazo mediante acuerdo, que le concedió Citigroup y el grupo de bancos liderados por Scotiabank, para decidir sobre el pago de $671 millones que les debe la AEE en líneas de crédito, a razón de $146 millones y $525 millones, respectivamente. El dinero es  principalmente utilizado para compra de combustible.

Los pagos debieron realizarse el 31 de julio, se pospusieron para el 30 de agosto y se volvieron a prorrogar para hoy, ante la incapacidad financiera de la agencia para pagar.

Una vez más la AEE evitó contestar preguntas específicas sobre los acuerdos y sus finanzas, y solo se informó que “en esta etapa no podemos proveer información detallada dado a que firmamos un acuerdo de confidencialidad, pero tan pronto tengamos información actualizada la comunicaremos al país”.

Aunque algunas fuentes de EL VOCERO señalaron que hoy se anunciará un acuerdo con los bancos, unos indicaron que podría representar un costo más alto de la deuda, y otros expresaron que con esto ganarán tiempo mientras no se sabe de dónde saldrá el dinero para los próximos vencimientos con los bonistas, que entre intereses y principal suman otros $702 millones en este año fiscal.

Agustín Irizarry, representante de los consumidores ante la Junta de Gobierno de la AEE, se limitó a decir que hoy en la tarde se deberá emitir un comunicado oficial con el resultado de las negociaciones con los consorcios bancarios. A la pregunta de si podrán pagar los siguientes vencimientos con los bonistas,  recordó que la AEE siempre ha pagado.

“Creemos que la AEE se dirige hacia un impago en el año fiscal y, finalmente se someterá a la reestructuración de la deuda. Los bonos de la AEE son generalmente evaluados en los niveles de ‘recuperación’, lo que significa que los inversores anticipan pérdidas que reflejan las acciones recientes de la Isla hacia el impago”, opinó por su parte, el analista del mercado municipal de bonos y director gerencial de Municipal Market Advisors (MMA), Robert Donahue.

Dijo que hay preocupación por la liquidez del gobierno y su capacidad para mantener los servicios esenciales y señaló que en la firma que representa “estamos monitoreando de cerca los ingresos, especialmente en comparación con los objetivos presupuestados”.

“Gobiernos con mayores dificultades en otras partes han evitado impagos de bonos con medidas menos drásticas, como licencias temporales a empleados, así como el retraso en pagos a proveedores, en pagos de deuda o al realizar venta de activos para levantar capital. El gobierno de Puerto Rico ha tenido déficits crónicos durante años y ya tiene muy pocos conejos, si alguno, para sacar de su sombrero”, expresó Donahue.

La expectativa sobre el futuro de la AEE es tal que algunos escritos en publicaciones financieras en Estados Unidos han llamado este jueves 14 como el ‘Día D’ para la corporación pública. Eso en clara alusión al momento cuando debe activarse una operación de combate, una referencia histórica al desembarco de Normandía en la Segunda Guerra Mundial.

Ayer, la agencia Fitch Ratings informó que continúa el aumento en el número de fondos de cobertura (Hedge Funds), que están atentos a oportunidades en la crisis local, principalmente de la AEE. Según Fitch, existen opiniones variadas entre los cerca de 60 gestores de fondos alternativos con más de $16 mil millones de la deuda de la Isla, mientras, en el mercado de fondos mutuos de Estados Unidos, estimado en $65.1 mil millones, la participación de Puerto Rico se ha reducido en un 52%.

De acuerdo con Bloomberg, un nuevo grupo de fondos con alrededor de 27 gestores que acumulan sobre $300 millones en activos anunció ayer que podrían representar una fuente de financiamiento para el ELA, si finalmente se decide a  reestructurar parte de su deuda.

“Es evidente que uno tendría que tener acceso a datos internos y análisis financieros de primera mano para uno realmente estimar el riesgo de impago y eso no se proyecta públicamente y no se dan datos claros… la solución a largo plazo no se ve”, consideró el economista Santos Negrón.

Para Negrón, el anuncio que pueda hacer hoy al AEE es importante, porque con el atraso aceptado de los pagos por Citigroup y Scotiabank se percibe una actitud de cooperación de la banca. Aclaro que se debe recordar que los bancos están bajo la mirilla de las agencias acreditadoras por la alta exposición a la deuda pública, y no se pueden  permitir arrastrar en este momento un impago millonario que les baje más sus clasificaciones crediticias.

“La mayoría de los economistas expresa duda sobre la posibilidad de impago. No nos queda más que depender del paso del tiempo”, agregó Negrón, y comentó que “lo único que nos queda es esa aparente seguridad que pretende proyectar el presidente de la AEE”.

En el cuadro que muestra la AEE, el espacio previsible es para amortizar pagos y ganar más tiempo, pero la necesidad fundamental es iniciar un cambio estructural, pero tampoco se ve, destacó Negrón.

Los gestores de fondos Franklin Funds y Oppenheimer Rochester Funds, con $907 millones y $821 millones, respectivamente, en bonos de la AEE, mantienen una demanda contra el ELA en repudio a la ley de ‘quiebra criolla’ y el lunes la enmendaron para reiterar que la corporación pública puede cumplir con el pago a los bonistas si realiza varias medidas que tiene a su alcance.

Esas medidas incluyen alza de tarifas, recorte de personal, reducción en gastos operacionales y la recuperación de sobre $640 millones en facturas adeudadas por las agencias del ELA.

Donahue comentó que a la crisis de la AEE, a la que muchos sectores en la Isla y afuera están pendientes, se suma la preocupación sobre el desempeño de la Autoridad de Carreteras y Transporte (ACT) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) en sus capacidades para manejar la deuda y los planes de mejoras capitales, sin la posibilidad de acceder al BGF o al mercado de inversión.

En término de la deuda del gobierno central, como los bonos de Obligaciones Generales (GO’s) y los de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA), Donahue mencionó que no muestran peligro de incumplimiento al presente, toda vez que están protegidos constitucionalmente y mediante los recaudos del Impuesto de Ventas y Uso (IVU).

 

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir