Seguirá preso sujeto acusado por extorsión

Tras ser considerado un peligro para la comunidad.
Carcel_Federal020
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 5:18 pm

Un sujeto que presuntamente secuestró a un comerciante porque le debía dinero y amenazó con matarlo para que le siguiera dando más dinero, permanecerá ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés), tras ser considerado un peligro para la comunidad.

Lawrence Casasnovas Broderick de 50 años, compareció a la vista inicial ante el magistrado federal Marcos López, quien concluyó que el acusado representa un peligro para la comunidad. El acusado se declaró no culpable por los cargos de extorsión mediante violencia o amenaza. El magistrado López acogió la petición de la fiscal Vanessa Bonano para que el acusado permaneciera ingresado en MDC en lo que enfrenta el juicio en su contra.

La fiscal argumentó que el pasado año el acusado le prestó a la víctima -sólo identificada por sus iniciales H.R.A $12 mil y que posteriormente, le pagó $15 mil por concepto de la deuda y de los intereses. Expuso que ese mismo día, el acusado junto a su esposa secuestraron a H.RA. por la fuerza en momentos en que el perjudicado salía del Banco Popular de Trujillo Alto. Alegadamente, la víctima fue llevada a la residencia del acusado. Este contactó la familia del perjudicado a través de un celular y les exigió dinero a cambio de dejarlo libre.

Casasnovas Broderick presuntamente advirtió a la familia del comerciante que no se comunicara con las autoridades de ley y orden. Horas más tarde, la familia de la víctima reunió $15 mil en efectivo y se lo suministraron al acusado. Tras el pago Casasnovas Broderick le proveyó al perjudicado un recibo de pago y lo dejó en libertad.
En abril Casasnovas Broderick, alegadamente volvió a exigir y amenazar a la familia de la víctima para que le diera más dinero. Las amenazas se produjeron en persona y por teléfono.

A principios de mayo, el perjudicado le pagó $1,000 en efectivo. Días más tarde el acusado exigió a la familia de H.R.A un pago de $30 mil en efectivo. El perjudicado alega que el acusado lo amenazó con volver a secuestrarlo y asesinarlo, si no recibía dinero el 15 de mayo. Casasnovas Broderick le dijo a la víctima que no sabía de lo que él
era capaz de hacerle.

Como resultado de las amenazas, la familia de H.R.A. cerró su negocio al público. La familia del perjudicado es dueña de un negocio que manufactura puertas y ventanas y distribuye sus productos en Islas Vírgenes estadounidenses e Islas Vírgenes británicas. El 12 de mayo H.R. A contactó al FBI para solicitar ayuda. La víctima
aseguró a los agentes que temía por su vida y la de su familia. Alegó que Casasnovas Broderick es una persona peligrosa que está relacionada con criminales. Asimismo, dijo a los agentes haber pagado al acusado un total de $31 mil y que temía que este nunca dejara de pedirle dinero.

El 14 de mayo en una conversación telefónica grabada, Casasnovas Broderick aceptó recibir un pago de $5 mil el 15 de mayo. En repetidas ocasiones el acusado advirtió al perjudicado que solo lo iba a dejar tranquilo durante una semana para que le consiguiera más dinero. El acusado se comprometió a no asesinarlo a él ni a su familia antes
del 15 de mayo. Ese mismo día la víctima acudió a la residencia del acusado, ubicada en la calle 32 de las Parcelas Falú, con $5 mil que le dio el FBI. Casasnovas Broderick fue arrestado por los agentes federales tras
recibir el dinero.

Bonano expuso al magistrado que cuenta con dos grabaciones. En la primera supuestamente el acusado le dice al perjudicado que estaba lidiando con el diablo y que le iba a beber su sangre. En la segunda ocasión alegadamente se escucha al acusado decirle a la víctima que no iba a matar al perjudicado ni a su familia su le entregaba el dinero antes del 15 de mayo.

La fiscal argumentó que el acusado tiene record previo por violaciones a la Ley de Armas y por sustancias controladas. Por su parte, el abogado del acusado Jayson González afirmó que el perjudicado ofreció al FBI datos que no son ciertos. Solicitó –sin éxito- que al acusado quedara bajo arresto domiciliario. El letrado mantuvo que su cliente le prestó un total de $30 mil al comerciante y que este le pedía dinero prestado constantemente para el
pago de deudas con Hacienda, IRS y el pago de nómina del negocio que está en quiebra.

González planteó que H.R.A. no le pagó a su cliente la totalidad de dinero que le adeudaba, por lo que utilizó un lenguaje “agresivo” para cobrar la deuda. Señaló que fue la víctima quien citó a Casasnovas Broderick al Banco
Popular en Trujillo Alto porque le iba a pagar el dinero. Sin embargo, intentó cambiar un cheque por $14,333 que le había dado su madre, pero el mismo no tenía fondos.

González indicó que H.R.A se pasaba haciéndole a su cliente promesas de que le iba a pagar el dinero. A principios de mes, cuando su cliente le pide el dinero, el perjudicado le ofreció pagarle $5mil. Es cuando el FBI arresta Casasnovas Broderick.

El letrado apuntó que hay dos versiones de los hechos y que el caso contra su cliente no debe ser de extorsión.
Destacó que el perjudicado y el acusado han sido amigos durante años. El magistrado López concluyó que las dos grabaciones que alega tener el gobierno en las que Casasnovas amenaza a la víctima lo hacen pensar que el acusado es un peligro para la comunidad.

Empero, López le dijo a González que si las grabaciones del gobierno no contienen de forma certera los argumentos de la fiscal en sala, podría revisar su orden de reclusión.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir