Sentenciado a 10 años de cárcel por pornografía infantil

El convicto solicitó imágenes explícitas y vídeos de una menor de 12 años mientras se masturbaba.
Carcel_Federal022
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 2:31 pm

El juez federal Jay García Gregory sentenció a 10 años de prisión y a 15 años de libertad supervisada a José Raúl Meléndez Alicea, convicto por producción de pornografía infantil.
Meléndez Alicea de 31 años, se declaró culpable por estos hechos el pasado 27 de febrero.

El convicto solicitó imágenes explícitas y vídeos de una menor de 12 años mientras se masturbaba.

La adolescente le enviaba las imágenes al acusado al celular de este, a través de mensajes de texto.

Meléndez Alicea le envió a la menor imágenes de él mientras se masturbaba. Las imágenes fueron archivadas en una aplicación en sus respectivos teléfonos móviles.

El convicto, trabajaba en un cine en Fajardo junto al padrastro de la víctima. Incluso, Meléndez Alicea era el padrino de bodas del matrimonio de la madre de la perjudicada y su padrastro.

La abogada del convicto Melanie Carrillo solicitó al juez que sentenciara a su cliente a diez años de prisión. Mientras, la fiscal federal Elba Gorbea pedía que fuera encarcelado a 15 años.

Carrillo afirmó que aunque su cliente reconocía que había cometido una ofensa seria, la menor había reconocido que previo a enviarle las fotos a Meléndez Alicea, también lo había hecho con otras personas.

La letrada planteó que su cliente no incitó a la menor a tomarse las fotos y que esta fue quien inició las conversaciones telefónicas.

Destacó que el convicto reconoció que necesita tratamiento para agresores sexuales.
Por su parte, la fiscal Gorbea expuso que el convicto había hablado con la menor para recogerla para tener relaciones sexuales, aunque nunca se materializó.

Destacó que el convicto le había pedido a la joven que acudiera al cine donde trabajaba sin ropa interior para tocarle su vagina. Asimismo, planteó que Meléndez Alicea fue masturbado por la menor en el cine.

“Aunque la joven también le envió las fotos a otras personas, no importa, ella es menor de edad. El adulto es él, quien promueve el abuso de menores. Debió pensar en su familia antes de cometer los actos.

En la sala se encontraba la esposa de Meléndez Alicea, su hermana y sus padres, quienes lloraban durante la vista.

“Si me dieran una segunda oportunidad no sería una mala persona. No sería malo. Trataría de ser mejor hijo, esposo y sobre todo, buen padre”, dijo sollozando Meléndez Alicea durante su alocución previo a ser sentenciado.

Según una declaración jurada de un agente del Servicio de Inmigració y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), el convicto y la menor se conocieron en el verano del 2012 en la boda de su madre y su padrastro, quien era supervisor de Meléndez Alicea. Al concluir la celebración, el acusado le envió un mensaje al celular de la niña en el que le indicó que le gustaba y que si quería ser su novia. Se alega que posteriormente, el convicto le envió una foto en la que vestía una camiseta y mostraba su pene.

Posteriormente, Meléndez Alicea comenzó a requerirle imágenes a la niña en las que aparecía totalmente desnuda y masturbándose. Ello, a través de mensajes de texto y videos. Una de las grabaciones fue en su casa y otra en el baño de la residencia de su abuela.

El gobierno alegó que para enero del 2013 Meléndez Alicea le enviaba un mínimo de cinco imágenes diariamente explícitas, en las que aparecía masturbándose y eyaculando.

En una entrevista la menor señaló que acudía regularmente junto a su madre al cine en donde trabajaba el acusado y que la perjudicaba pasaba tiempo con él.

Meléndez Alicea le pedía a la niña que vistiera faldas sin ropa interior para luego tocar sus partes íntimas. El acusado removía la cremallera de su pantalón para que la menor lo masturbara. El convicto incurrió en explícitas conversaciones sexuales con la niña a través de su celular. Le decía que la buscaría a la escuela para llevarla a un motel. La víctima indicó que nunca sostuvieron coito.

El pasado 28 de abril la madre de la perjudicada la observó enviando mensajes de texto, en vez de hacer las asignaciones. La mujer le arrebató el teléfono y observó el mensaje “te amo”. Al confrontar a su hija, ésta le respondió que tenía una relación con Meléndez Alicea.

Según la madre de la joven, su otra hija de 16 años, estaba molesta con Meléndez Alicea porque éste le había dicho que estaba enamorado de ella y le pidió un beso, pero ésta lo ignoró.
Luego de que la mujer confrontara a sus dos hijas, le envió un mensaje de texto demandando una explicación sobre cómo fue capaz de comportarse de esa forma. El convicto acudió a la residencia de la menor para explicar la situación, pero la mujer no lo recibió.

Posteriormente, ambos se encontraron en un restaurante y Meléndez Alicea le dijo que estaba enamorado de su hija y que quería casarse con ella cuando cumpliera 18 años. La madre de la menor le respondió que estaba arriesgando todo, incluso su libertad y que se disponía a
hablar con el padre biológico de su hija.

El 30 de abril agentes del pasado año los agentes del ICE incautaron el celular del acusado en momentos en que llegaba a su trabajo.

De acuerdo a la declaración jurada el pasado 1ero de mayo el convicto contactó a una agente del ICE para indicarle que se sentía triste ante la posibilidad de ser arrestado y que deseaba suicidarse. Señaló a la agente que estaba enamorado de la menor y que nunca quiso hacerle daño.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir