Sentencian a hijo “Chemo” Soto a 12 años cárcel por narcotráfico

El hermano de la alcaldesa Lorna Soto se mostró tranquilo tras escuchar la sentencia del juez.
MALLETE23
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 6:38 pm

Christian “Chemito” Soto Mujica, hijo del exalcalde de Canóvanas José “Chemo” Soto, convicto por traficar tres mil kilos de marihuana mientras se desempeñó como uno de los líderes de una organización que operó desde octubre del 2010 a septiembre del 2011, fue sentenciado por el juez federal Gustavo Gelpí a 12 años de cárcel y a cinco años de libertad supervisada.

El hermano de la alcaldesa Lorna Soto se mostró tranquilo tras escuchar la sentencia del juez. Varios miembros de su familia acudieron a la vista celebrada en la Corte Federal del Viejo San Juan. Sin embargo, ni la alcaldesa de Canóvanas ni su padre asistieron a la audiencia.

Soto Mujica se declaró culpable por este caso el 3 octubre del 2012. Este formaba parte una pandilla de traficantes de marihuana que transportaba la droga de México a California y luego a Puerto Rico. “Chemito”, quien lleva ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés) desde septiembre del 2011, se mostró arrepentido por la ofensa cometida.

“Realmente esto ha sido no solo duro para mí, también para mi familia. Estoy consciente desde el primer momento que estuve mal. Incluso, renuncié a mis vista de fianza. Quiero decirle a mi familia que me siento avergonzado. Ellos verdaderamente no me enseñaron nada de eso. Pero, estoy claro de que como seres humanos fallamos. Me voy a levantar de esto y me haré un hombre de provecho”, expresó llorando Soto Mujica durante su alocución previo a ser sentenciado.
“No hay mal que por bien no venga. Todo tiene su propósito en la vida. He visto las cosas desde otro punto de vista. Las personas por impulso, por ambición, quieren tener cosas mejores y cometen los delitos que cometí yo”, agregó el convicto, quien comentó que estudia y trabaja en la cárcel en mantenimiento.

El convicto fue acusado por conspiración para poseer con la intención de distribuir marihuana y conspiración para usar el correo para distribuir la droga.

El abogado de “Chemito” Robert Millán, solicitaba que su cliente fuera sentenciado a cinco años de cárcel. Mientras, el fiscal federal José Capó pedía una sentencia de 24 años de prisión.

Durante la kilométrica vista vista de sentencia -que se inició a las 11:30 a.m. y concluyó sobre las 5:00 p.m., Millán, presentó el testimonio de tres coacusados en el caso. Estos fueron Héctor Rivera Curet, Roberto Rodríguez Dávila y Christian Pérez Mediavilla.

Los tres testigos declararon que la organización criminal tenía un mismo distribuidor de marihuana que también le suplía esta droga a una segunda pandilla que no estaba relacionada a la organización de “Chemito”.

Rivera Curet, Rodríguez Dávila y Pérez Mediavilla atestiguaron que Soto Mujica nunca trabajó con ellos y que el líder de estos era Alex Ramos Mediavilla, apodado “Gordo”.

Mientras, el fiscal Capó presentó dos grabaciones de conversaciones entre “Chemito” y Ramos Mediavilla en la que discutían los envíos de la marihuana por correo y que las autoridades federales estaban investigando a la pandilla.
Capó recordó al juez que durante vistas evidenciaria celebradas en noviembre y diciembre del 2012, se presentó el testimonio de Ramos Mediavilla, quien declaró sobre la cantidad de droga importada y de la participación de Soto Mujica en la conspiración. Durante las vistas evidenciarias testificó el coacusado Javier Torres, quien identificó a Soto Mujica en varias reuniones de la organización.

Tras escuchar los testimonios, Gelpí indicó que reafirmaba sus hallazgos previos de que el convicto participó en la conspiración y que era uno de los líderes de la organización criminal.

Asimismo, el juez concluyó que Soto Mujica participó en la organización para traficar tres mil kilos de marihuana y que, contrario a lo argumentado por la defensa, era solo una conspiración.

Gelpí consideró “creíble” el testimonio de Ramos Mediavilla. Afirmó que aunque creía en los testimonios de Rivera Curet, Rodríguez Dávila y Pérez Mediavilla, estos tenían conocimiento limitado sobre lo que hacían los líderes de la conspiración.

Soto Mujica, quien aspiraba a un puesto en la legislatura fue acusado por un Gran Jurado el 23 de septiembre del 2011 junto a otras 27 personas que integraban una organización internacional que transportaba marihuana desde México a California para luego traerla a a Puerto Rico. Ello, con el propósito de venderla en hasta $2,500 por kilo.

La gran mayoría de los miembros de la pandilla también se han declararon culpables por este caso.
Según el pliego acusatorio, la ganga generó unos $5 millones de dólares, desde que comenzó a operar en el 2010.
El grupo enfrentaba cargos de conspiración por poseer con intención de distribuir no menos de mil kilogramos de marihuana en la Isla, conspiración para utilizar el Servicio Postal para distribuir sustancias controladas. Asimismo, enfrentan un cargo de confiscación de $5 millones, producto de sus actividades delictivas.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir