¿Sin casa en la edad dorada?

Los niveles más altos de incumplimiento en la hipoteca y embargos hipotecarios se están dando entre familias hispanas mayores de 50 años y con ingresos inferiores a los 50.000 dólares anuales.
phpThumb_generated_thumbnail
AP
Por Redaccion, EL VOCERO 3:23 am

MIAMI (AP) — Una de las consecuencias más preocupantes de la crisis económica de los últimos cuatro años es que los hispanos mayores de 50 años están perdiendo sus casas a un ritmo acelerado, según un estudio reciente de la Asociación de Personas Mayores de 50 años (AARP).

El estudio de la AARP, que analizó la situación de las hipotecas en Estados Unidos entre 2007 y 2011, indicó que las personas mayores han sido muy afectadas por la crisis inmobiliaria. Entre los hispanos de más de 50 años la tasa de embargos hipotecarios (foreclosure) ha llegado a un 3,9%, un nivel que es el doble de la tasa entre la población blanca, que es de 1,9%.

En todos los segmentos de población las tasas de incumplimiento en las hipotecas aumentaron más de 400% en los últimos cuatro años, dice el estudio. Y según cifras hasta diciembre de 2011, cerca del 16% de los propietarios de más de 50 años estaban “bajo el agua” en sus hipotecas. Es decir, que el valor de sus viviendas era inferior al de los préstamos hipotecarios.

El problema, según el estudio, es que los niveles de deuda hipotecaria aumentaron mucho en los últimos 20 años entre los propietarios de más de 50 años. Mientras en 1989 el 37% de las familias de más de 54 años tenía deuda hipotecaria, en 2010 esa cifra era de 53%. Y entre las personas de más de 65 años los porcentajes pasaron de 21% a 40% entre 1989 y 2010.

Las personas mayores también participaron del auge de endeudamiento. Mientras en 1989 la deuda hipotecaria media de las personas de entre 55 y 64 años era de 33.000 dólares, en 2010 el valor medio llegó a 97.000 dólares. (valores ajustados a dólares de 2010).

Esta es otra lección de la crisis. La realidad es que cuando nos acercamos a la edad de jubilación nuestros niveles de deuda deben reducirse, especialmente la hipotecaria.

La vivienda juega un papel clave en la jubilación de los trabajadores ya que puede representar un capital adicional para cubrir los gastos de jubilación y complementar la jubilación del seguro social, que en general solo debe ser una parte de los ingresos de retiro.

Sin embargo, en los últimos años de auge inmobiliario muchas familias aumentaron el gasto financiado con el patrimonio de las casas. La práctica frecuente era refinanciar la hipoteca aumentando el valor del préstamo a cambio de obtener dinero en efectivo para usar en gastos.

Después los precios de las viviendas empezaron a caer y muchos ya estaban con exceso de deuda. Y al caer los precios las familias enfrentaron el dilema de seguir pagando una hipoteca muy alta sobre casas desvalorizadas o permitir el embargo o foreclosure.

Este problema afectó especialmente a los hispanos mayores de 50 años. Según el estudio, los niveles más altos de incumplimiento en la hipoteca y embargos hipotecarios se están dando entre familias hispanas mayores de 50 años y con ingresos inferiores a los 50.000 dólares anuales.

“La crisis inmobiliaria de Estados Unidos está lejos de terminar y entre las personas mayores el porcentaje de préstamos con más de 90 días de atraso es históricamente alto. Las personas mayores enfrentan el doble desafío de ingresos decrecientes y la posibilidad de perder sus casas”, concluye el informe de AARP.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir