Continuar a ElVocero.com

Sonia Sotomayor recibe grado doctora honoris causa

El grado de Doctora Honoris Causa en Derecho, el más alto título que pueda ser conferido a un ciudadano por sus contribuciones al desarrollo de los valores
sonia_upr
Por ElVocero.com 2:51 pm

Como gran cierre del Centenario de su Escuela de Derecho, la Universidad de Puerto Rico realizó hoy una Ceremonia de Distinción Académica en la cual otorgó a Sonia Sotomayor, primera mujer puertorriqueña en ser nombrada Jueza Asociada del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el grado de Doctora Honoris Causa en Derecho, el más alto título que pueda ser conferido a un ciudadano por sus contribuciones al desarrollo de los valores más preciados de la sociedad y que en esta distinción ha trascendido el País y a nivel internacional.

“El 21 de febrero de 2013, el Senado Académico del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, acogió con beneplácito, la recomendación unánime de nuestra Escuela de Derecho para conferirle la distinción académica de Doctora Honoris Causa a la Honorable Sonia María Sotomayor Báez. La entonces Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico aceptó la recomendación del Recinto, lo que nos permite hoy disfrutar el enorme privilegio de distinguir a quien, con sus ejecutorias, ha honrado a Puerto Rico”, expresó la rectora interina del Recinto de Río Piedras, Ethel Ríos Orlandi. Añadió que “la fuerte, motivante y querida figura de nuestra distinguida homenajeada, provocó en el seno de una universidad atravesada por enormes diferencias de criterio el ineludible consenso ante los valores intelectuales y humanos dignos de reconocimiento y emulación que ella representa”.

Por su parte, el Presidente de la UPR, doctor Uroyoán R. Walker Ramos, sostuvo que “los puertorriqueños nos sentimos sumamente orgullosos de los logros y ejecutorias de esta insigne puertorriqueña. Las ejecutorias de la Honorable Sonia Sotomayor Báez constituyen una prueba fehaciente de lo que se puede lograr cuando ponemos todo nuestro empeño, capacidad y esfuerzo por alcanzar grandes metas y sueños; cuando ante problemas, retos, pruebas y desavenencias, nos mantenemos perseverantes, mantenemos nuestro enfoque, y el timón firme hacia el norte de nuestra brújula interior, impidiendo así todo acto contrario a nuestro deseo y voluntad. Más aun, ella es un vivo ejemplo de que la educación puede cambiar vidas, abrir puertas y realizar sueños”.

La decana de la Escuela de Derecho, Vivian I Neptune, dijo que “cerramos con broche de oro la celebración del Centenario de nuestra Escuela reconociendo a quien ha abierto las puertas a las nuevas generaciones de abogados y abogadas, comprometidos con la posibilidad del cambio y la equidad real. Sus palabras de aliento para quienes comienzan en esta profesión, sirven de inspiración a quienes con su ejemplo, ven posible dedicar su vida profesional al servicio de la justicia. Este Doctorado Honoris Causa en Derecho, el cuarto que otorga la UPR y el primero otorgado a una mujer, quedará inscrito en las páginas del nuevo centenario de nuestra Escuela que apenas comienza”.

La ceremonia se llevó a cabo en el emblemático Teatro de la UPR. Asistieron sobre 1,500 personas representantes de diversos sectores del País, académicos, representantes de las Ramas Ejecutiva, Legislativa y Judicial, así como estudiantes, profesores y empleados de la UPR, entre otros.

ElVocero.com

Equipo de redactores de ElVocero.com


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir