Testimonio desmiente versiones de Casellas

Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 2:32 pm
Durante el interrogatorio a cargo del fiscal Sergio Rubio en el undécimo día del desfile de prueba por el asesinato de Carmen Paredes
VISTA_SUPRESION_EVIDENCIA_CASELLAS_14
Casellas había alegado que durante el “carjacking” le robaron la FHN Five Seven y el rifle GSG. EL VOCERO / Archivo

Los nueve proyectiles extraídos del cuerpo de Carmen Paredes por una patóloga del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), fueron disparados por la pistola FNH Five Seven calibre 5.7x 28, que según un testigo vio ser lanzada del vehículo de Pablo Casellas y que había sido reportada robada por el acusado durante un alegado “carjacking”.

Así lo confirmó el analista de armas de fuego del ICF Carlos del Valle, durante el interrogatorio a cargo del fiscal Sergio Rubio en el undécimo día del desfile de prueba contra Casellas.

El testigo efectuó la comparación microscópica entre la pistola FNH Five Seven y los proyectiles que le fueron removidos de la víctima por la patóloga Rosa Rodríguez del ICF, así como de dos casquillos de bala recuperados en la terraza de la residencia de Casellas y Paredes el día del crimen. Estos dos casquillos estaban debajo de la silla en donde se encontraba el cuerpo de la víctima.

El arma de fuego había sido reportada hurtada por Casellas durante el supuesto “carjacking” el 17 de junio del 2012. Según Casellas tres sujetos dominicanos armados lo asaltaron cerca del Club Metropolitano de Tiro y le dispararon.

Según el testimonio de Luis Alberto Guzmán Hernández, un residente de la barriada Los Filtros, observó cuando un brazo de un hombre de piel clara que manejaba un vehículo Mercedes Benz y que transitaba por la avenida Santa Ana en Guaynabo, lanzaba algo al pavimento. Al llegar al lugar se percató que era un arma de fuego.

Guzmán Hernández testificó el pasado martes que recogió el arma, se la ocultó en la cintura y se la llevó a su amigo Joselito “Cheli” Rivera Seda, para vendérsela.

Rivera Seda también declaró que Guzmán Hernández le vendió la pistola y que él la revendió a Luis Yamil Morales Valderrama, apodado “Gordo”, quien también testificó en el juicio.

El fiscal Rubio presentó en sala una pistola Walter, calibre 22, una pistola Rugger, calibre .380 y un rifle GSG. Todas estas armas fueron incautadas por la investigadora forense Giselle Rivera en la residencia de Casellas el 14 de julio del 2012.

Casellas había alegado que durante el “carjacking” le robaron la FHN Five Seven y el rifle GSG.

El perito confirmó además que los proyectiles y casquillos recuperados en el vehículo Acura, objeto del “carjacking”, eran compatibles con la pistola Walter calibre 22 y con la pistola Rugger, calibre .380, que le fueron encontrados a Casellas en su casa.

Temas:    •   •   • 

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir