Tremendo lío en la Pava con el ELA

"Como dice nuestro jíbaro en su gran sabiduría ‘con la boca es un mamey’"
CP_del_senador_TRS_intencio769n_presidir_PNP_16
EL VOCERO / Archivo
Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado 4:00 am

Lo que hay dentro del liderato del Partido Popular con el ELA es eso… un tremendo lío. Una comedia que insulta la inteligencia de nuestro pueblo. Un concurso de quién se inventa el ‘nuevo cuento’ o la ‘mentira más grande’ para adornar la demacrada cara de la difunta colonia del ELA con miras a otro Plebiscito. A eso se dedican ellos mientras Puerto Rico se hunde en la quiebra. Compiten para ver cómo forman el nuevo enredo de falsas culminaciones para volver a engañar. Esa gente quiere mantenernos en una colonia o arrastrarnos a una república asociada que no tiene salvación.

La semana pasada, anticipé por dónde viene la estrategia de nuevos engaños de Rafael Hernández Colón(RHC) para el plebiscito; su ‘nuevo cuento’ al estilo de la “Nueva Tesis”, el “Nuevo Pacto”, “Lo Mejor de Dos Mundos” y todo los demás que le ha hecho a este pueblo. Ahora sale Aníbal Acevedo Vilá (AAV) con otro ‘emborujo’ más. Este experto de los trucos realmente botó la bola. De Acevedo Vila se puede esperar cualquier cosa. Es capaz de decir lo que sea. Sigue igual o peor que cuando dijo en el 2006 que con el IVU que estaba imponiendo los precios iban a bajar. Todos los precios subieron. Después se burlaba en privado de cómo logró su engaño.

RHC y AAV me recuerdan la anécdota de los dos parroquianos que competían para ver cuál se inventaba el ‘embuste’ más grande para impresionar a la gente que estaba en el cafetín. Uno de ellos se lanzó al ruedo diciendo que había roto todos los récords cosechando en su finca una calabaza de 725 libras. El segundo, tan o más embustero que el primero, le contestó a ‘boca de jarro’ que en su casa tenían una olla donde se podían hervir juntas y enteras dos calabazas de ese mismo tamaño. Cada uno pensó haber ganado la competencia impresionando más que el otro a la concurrencia pero el resultado real fue que ninguno de los presentes en el cafetín les creyó. Todo el mundo sabía que la credibilidad de ambos pesaba menos que una semilla de calabaza.

Como dice nuestro jíbaro en su gran sabiduría ‘con la boca es un mamey’. Para decir cualquier cosa lo único que hay que tener es la cara fría, pero ‘a la hora de la verdad’, cuando se trata de realidades, la cosa se complica. Le aseguro al pueblo de Puerto Rico que nunca verá en la realidad los resultados concretos de la ‘calabazota’ que se invente Hernández Colón para el ELA colonial ni de la ‘ollota’ que se invente Acevedo Vilá para el ELA soberano.

Durante todos los plebiscitos anteriores Acevedo Vilá decía que el ELA como está era la solución. Ahora dice que la solución es el ELA Soberano, lo mismo que la Libre Asociación o la República Asociada. Ese cambia-cambia tiene su explicación desde que las autoridades federales lo acusaron criminalmente. Ahí fue que el resentimiento personal de Acevedo Vilá se transformó en su antiamericanismo y en su estadolibrismo soberanista. ¿Debe este pueblo dar credibilidad a un individuo que ha sido sorprendido mintiendo y burlándose de sus mentiras? ¿Que su visión ideológica está parada sobre un resentimiento personal? Nonines.

Mire usted las pretensiones de Acevedo Vilá: (1) que el Gobierno federal pague la deuda pública de la colonia que fluctúa entre los $72 mil y los $110 mil millones; y (2) que mientras se pague esa deuda del ELA, entonces el Gobierno federal considere descontar ese dinero –durante años o décadas- de los fondos federales que asigna anualmente a Puerto Rico para programas dentro de los cuales podrían estar el PAN, las ayudas a los Veteranos, el Medicaid, Vivienda, carreteras, infraestructura y muchos otros que llegan directamente al bolsillo de la gente que más necesita. Eso se parece a la locura que plantearon en la Plataforma del PPD en las elecciones de 2008 y que para entonces titularon ‘El Fideicomiso Soberano’. El pueblo ya rechazó eso en aquellas elecciones por más de 200 mil votos.

Han sido décadas de mentiras, de propuestas de culminaciones colonialistas que colapsaron como ha colapsado el ELA. Lo peor de todo es que son todos los puertorriqueños y todas las puertorriqueñas quienes están pagando las consecuencias. ¿Vale la pena continuar creyendo en los cuentos de esta gente? ¿Continuar perdiendo el tiempo mientras Puerto Rico se hunde más? Hágase esas preguntas.

A ese liderato Popular y al ELA colonial se le acabo el “pan de piquito”. Puerto Rico quiere y necesita la estadidad Ahora. Como dijo Don Carlos Romero Barceló en una ocasión: “en eso estamos y a eso vamos”.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir