Tuller completa su cuadro con exmilitar

No fue hasta el miércoles que parte de la oficialidad vio, señalándose que se llama Michelle y que participó de una reunión gerencial.
vr0206014-20pC-Tuller
EL VOCERO / Archivo
Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO 7:27 am

Una coronel jubilada del Ejército que supuestamente estudió en la academia militar de Westpoint, se unió al círculo cercano del designado superintendente James Tuller Cintrón, aunque la agencia hasta la tarde de ayer, no había querido revelar el nombre ni el salario.

EL VOCERO había anunciado que durante su reciente viaje de una semana a Nueva York el superintendente habría estado haciendo gestiones para traer a una mujer posiblemente como sus segundo en mando.

No fue hasta el miércoles que parte de la oficialidad vio, señalándose que se llama Michelle y que participó de una reunión gerencial. Durante la reunión habló en español.

Tuller Cintrón está rodeado de los coroneles Juan Rodríguez, a quien dejó como superintendente interino en su reciente viaje y quien de acuerdo a a las fuentes aspira a la designación de asociado, el segundo hombre en mando; Reinaldo Bermúdez, quien fungía como la tercera persona de confianza del exsuperintendente Héctor Pesquera y Orlando Rodríguez a quien designó como “Jefe de Operaciones”.

A su llegada al cargo en diciembre la fiscal Yaritza Carrasquillo parecía ser la persona más allegada, a quien designó “chief of staff”. De acuerdo a las fuentes, los coroneles la emprendieron internamente contra Carrasquillo ante la positiva imagen pública que había logrado. La fuente que reveló a EL VOCERO hace varias semanas sobre la gestión de contratación de la coronela, indicó que la movida de Tuller Cintrón estaba dirigida a tener a alguien en quien confiar, ya que no entendía los conflictos entre los coroneles que lo mantenían desinformado para tener control y que en poco o nada lo ayudaban en su gestión.

Pero el círculo de ayudantes ha crecido con alto salarios.

Recientemente fue designado Miguel A. Rivera Núñez, como superintendente auxiliar en Servicios Gerencias, que de acuerdo a fuentes devengaría alrededor de $8 mil mensuales. Rivera Núñez había trabajado como ayudante de Yahaira Pérez, quien fue directora de Recursos Humanos durante el segundo periodo de Pedro Toledo en la superintendencia. Fue despedido mediante Ley 7, y se señala que su regresa ha estado matizado con movidas claramente político partidistas.

Otra contratación reciente fue la de Esla Fernández Miralles, quien fue reportera de El Nuevo Día entre las décadas de los setentas y ochentas para sustituir a su edecán de prensa José A. Rivera Adrovet, quien tenía un salario de alrededor $5,600 al mes. La otra plaza de directora de Oficina de Prensa la tiene Alex Valencia con un salario de alrededor $5 mil al mes.

Sin embargo, las gestiones sencillas como conocer el nombre, título y salario de la coronela son bloqueadas por los allegados de Tuller Cintrón, que prefieren que el Superintendente solo responda a pedidos de determinados medios noticiosos que son amigos.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir