Una atípica estrella de Hollywood

Por Redaccion, EL VOCERO 4:00 am
Gary Oldman es uno de los protagonistas de ‘Robocop’
gary
Suministrada.

Por Fabián W. Waintal
Especial para EL VOCERO

Gary Oldman no es la típica estrella de Hollywood. Solo con nombrarlo genera un instantáneo respeto, al preguntar por él en la recepción del Hotel SLS en Beverly Hills. Si fuera Brad Pitt o George Clooney, estaría rodeado de gente pidiéndole fotos o autógrafos. Pero ni siquiera los turistas que lo ven pasar se atreven a molestarlo. Al contrario, se quedan mudos por la sorpresa. Y en cambio, sin guardaespaldas ni asistentes, él es el primero en dejarnos pasar, cuando juntos subimos al ascensor, demostrando que conserva la más notable normalidad de una estrella… que no se siente estrella.

¿Después de tantas películas, es posible conocer al verdadero Gary Oldman, con solo verlo en el cine?
Puede ser… (Se toma su tiempo para pensar y recapacita la respuesta) ¿A qué te refieres específicamente?

¿No hay ciertos roles que reflejan quien es usted realmente?
- Supongo que sí… (Vuelve a tomar su tiempo para pensar y recapacitar). Si pudiera mezclar varias películas… no sé si es posible, porque hay tantas interpretaciones que en cierta forma, uno solo va por el camino donde el escritor conduce el auto. Yo solo soy un pasajero.

¿Al menos se da cuenta lo bueno que es como pasajero, con el poder que tiene en la gente o la inspiración que genera en otros actores?
No. A veces se me cruzan actores que me dicen que los inspiro… Incluso actores muy jóvenes que están surgiendo, gente así. Pero yo sigo pensando que soy el mismo Gary del barrio New Cross (en Londres). Miro alrededor y me pregunto cómo diablos llegué hasta este lugar.

Leonard Gary Oldman ha trabajado en nada menos que 13 películas que se estrenaron en el primer puesto de las recaudaciones, hasta el Hollywood Reporter lo señaló como el actor que más recaudó en la historia del cine, con $3,700 millones en Estados Unidos y $9,600 millones en todo el mundo. Lo curioso es que siendo uno de los mejores actores del cine, nunca haya ganado el Oscar y solamente lo nominaron una vez, en el año 2012, por el personaje del espía George Smiley en la película ‘Tinker Tailor Soldier Spy’. Mientras tanto, él sigue aceptando los personajes donde agrega calidad a otras nuevas superproducciones como el personaje de ‘Dreyfus’ en la próxima película de ‘El Planeta de los Simios’ y el rol del ‘Doctor Dennett Norton’ como el creador de la más nueva versión de ‘Robocop’.

¿Cómo es posible que un actor del calibre de Gary Oldman solo haya sido nominado una sola vez al Oscar?
Yo no lo sé. Pregúntale a ellos, no a mí (risas).

¿Usted vota por el Oscar?
- Yo voto, sí.

¿Y puede votar por usted?
Yo creo que se puede votar por uno mismo. Pero no creo que lo hice nunca, porque sería demasiado… ‘barato’.

¿Pero se siente bien ser el actor que más recaudó en la historia del cine… según Hollywood Reporter?
Sí, pero yo todavía sigo siendo inseguro.

¿Y dónde hay espacio para la inseguridad, en medio de tanto éxito?
Supongo que es natural.

Tom Hanks dijo el otro día que todavía piensa que a lo mejor no lo vuelven a contratar de nuevo ¿Para ser buen actor hay que ser también inseguro? ¿Ayuda?
Creo que una dosis saludable, sí. No es ninguna neurosis ni nada neurótico. Simplemente pienso que si uno va a seguir trabajando, hay que seguir trabajando bien. Siempre es bueno ver algo y pensar que se puede mejorar la próxima vez, en vez de sentarme y decir “Dios, soy excelente”, jamás pensé que lo fui.

En una época donde en vez de seres humanos, el ejército de Estados Unidos utiliza robots del estilo ‘Terminator’ como soldados, la nueva película ‘Robocop’ empieza con la polémica del pueblo norteamericano que no acepta la falta de razonamiento emocional del robot y se niega a poblar las calles de los mismos robots… como policías. Es ahí donde Michael Keaton, como el gran fabricante de robots, convence a Gary Oldman, para convertir un verdadero ser humano en ‘Robocop’ y así es como también nacen más polémicas, en una película con una versión más moderna de ‘Frankestein’, con un traje del estilo ‘Batman’ y ‘Ironman’, con una moto parecida a la de Tron. Y en una película que realmente mira la historia del pasado (la primera se estrenó en 1987), ‘Robocop’ plantea la idea de un futuro con robots que actúan, como seres humanos.

¿Qué le gustaría que un robot haga por usted, si realmente pudiera tener uno?
Probablemente tendría un robot para escribir a máquina, porque ahora todos somos mecanógrafos. ¿No? Todos mandamos mensajes en el teléfono o una computadora. Nos comunicamos con más gente, aunque al menos yo no necesite hablar con la mitad de las personas que hablo (Risas). Y aunque parece que nos comunicamos más, interactuamos cada vez menos físicamente. Tenemos todas nuestras cabezas enterradas en esto (saca su teléfono iphone). Y cuando tratas de ser padre, hay que luchar entre el hombre y la máquina. Esa es mi lucha con los jóvenes que quieren leer menos. Pero los entiendo porque si yo tuviera 15 o 14 años y pudiera interactuar con una computadora, me resultaría difícil poner mi cabeza en otro lado. Es una generación diferente. Eso es lo que pasa en cierta forma con ‘Robocop. Cambiamos demasiadas cosas… porque podemos, no porque necesariamente sea lo correcto.

¿Y así como la película ‘Robocop’ sugiere que un robot reemplace a los policías, qué piensa cuando las computadoras pueden reemplazar al actor, con tantos efectos especiales?
No se puede, no se puede, no se puede, no se puede.

Temas:    •   • 

Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir