Una controversia fuera de proporción

Carlos Narváez examina la reciente controversia de la Comisión de Boxeo de Puerto Rico
Se suda la victoria Wonderboy
EL VOCERO/Agustín Santiago
Por Carlos Narváez, EL VOCERO 9:00 am

Si vamos a hablar de las nefastas decisiones y malas actuaciones de oficiales que han opacado al boxeo últimamente, en una lista del 1 al 10, la controversia local del choque entre José ‘Wonder Boy’ López y el mexicano Roberto Castañeda quedaría relegado a un vigésimo puesto.

Los oficiales José Torres, Carlos Colón y Cesar Ramos marcaron erróneamente el primer asalto de ese combate al asignar puntuación de 9-7 cuando claramente por el reglamento de Asociación de Comisiones de Boxeo (ABC) hubiese sido de 10-6 si nos dejamos llevar por la forma correcta de asignación de puntos.

Pero la Comisión de Boxeo de Puerto Rico no permite más allá de 10-7 y en éste caso, aunque se cambie la votación López continuaría siendo el vencedor pero por decisión dividida en lugar de una decisión mayoritaria.

La controversia lo que trae al traste una vez más es la necesidad de un recambio en la Comisión, una mayor responsabilidad de los jueces y árbitros en el ejercicio de sus funciones, y la evaluación continua de un reglamento que tiene que estar a tono con el de la ABC. Lo demás es tema muerto.

No puede existir ninguna presión externa que cambie la forma de apreciación de los tres hombres alrededor del cuadrilátero. Y si la hay, lamentablemente, él que la ejecute y el que acceda a esa ejecución, no está capacitado para trabajar así sus labores sean ‘ad honorem’.

El organismo local no es un pájaro raro.

La Comisión Atlética de Nevada, quizás la mayor y también de mayor nombre en los Estados Unidos (porque no le puedo añadir el calificativo de ‘prestigio’) ha sido objeto de múltiples críticas en los últimos años por sus decisiones erradas y controversiales que incluso le ha costado el puesto a dos de sus más veteranos jueces.

Recuerdo que cuando Timothy Bradley venció controversialmente a Manny Pacquiao en junio de 2012, un alto ejecutivo del deporte me dijo “son cosas que pasan. Ya dentro de dos meses la gente no se acordará. Así es éste negocio”.

En el 2008, en Rusia, Nikolai Valuev le ganó el título peso pesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) por decisión dividida al entonces campeón puertorriqueño John Ruiz y luego cambiaron la decisión a unánime. ¿Hubo señalamientos?, no. ¿Protestas locales?. Mucho menos.

                La historia desde mucho antes no ha estado exenta.

En 1950, dos invictos, Rocky Marciano y Roland LaStarza se enfrenaron un 24 de marzo en el Madison Square Garden y al final el combate fue declarado nulo. Una semana después Marciano fue anunciado como ganador por decisión dividida. La razón: un alegado error matemático de uno de los jueces.

Dos años más tarde la Comisión de Nueva York estuvo envuelta en una controversia similar al cambiar el veredicto del segundo choque entre Joey Giardello y Billy Graham. Ambas las había ganado Giardello por decisión dividida, pero esa segunda luego se la dieron a Graham.

Y si analizamos un poco más, México podría ser uno de los países con mayor tasa de mortandad en el boxeo. Tres muertes se han registrado en los últimos tres años allá, una de ellas la de Frankie Leal luego de su pelea con Raúl Hirales en Cabo San Lucas.

  Las declaraciones de Ramos –de ser ciertas- son muy contundentes. Pero me luce más extraño que no se haya querellado aún ante el Secretario de Recreación y Deportes, Ramón Orta.

Las únicas querellas existentes son las del Comisionado, José ‘Toto’ Peñagarícano y la del mexicano Roberto Castañeda, a quien seguramente no le molestaría una revancha para aclarar el asunto y engordar su cartera.

Es muy posible que así se resuelvan las cosas, para apagar un fuego intencional que sirve de lección en general.

Carlos Narváez, EL VOCERO

Editor de Deportes del Periódico El Vocero y uno de los especialistas de boxeo en ESPN Deportes. Ha trabajado desde 1997 en El Vocero y ha participado de múltiples coberturas deportivas y cientos de combates de título mundial. Ha sido profesor de periodismo en Puerto Rico.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir