Una de cal y otra de arena para Pablo Casellas

Juez le concede petición y le deniega otra
20140206_POOL GFR MEDIA _SENTENCIA CASELLAS_JLM 2
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 5:19 pm

El juez federal Joseph Goodwin, denegó la petición de la defensa de Pablo Casellas para que le prohibiera a la fiscalía federal presentar evidencia que demuestre que las armas de fuego que alegó le fueron robadas durante el “carjacking” el 17 de junio de 2012 estaban en su casa el 14 de julio de 2012, día del asesinato de Carmen Paredes.

Sin embargo, concedió la solicitud de Casellas para prohibirle al ministerio público federal que presente evidencia de que el excorredor de seguros mató a su esposa.

“Concluyo que la evidencia que demuestre que el acusado asesinó a su esposa sería injustamente perjudicial porque invitaría al jurado a rendir un veredicto independiente de los méritos del caso. Por lo tanto, el gobierno no puede presentar evidencia o argumentos que indiquen que el acusado resultó convicto y que fue sentenciado por
asesinato”, afirma la orden de Goodwin.

“No obstante, entiendo que no es injustamente perjudicial permitirle al gobierno probar que las alegadas armas robadas, incluyendo la pistola (Five Seven) -arma homicida-estaban en la casa del acusado el 14 de julio de 2012″, agrega la orden. El juez señala que la fiscalía intentará demostrar que se recuperaron dos casquillos de bala que fueron disparados por la pistola Five Seven que estaba en la casa de Casellas luego del “carjacking”.

“Esta evidencia es altamente demostrativa de que el acusado mintió sobre el alegado carjacking”, apuntó el juez.
Empero, advirtió que no permitirá al gobierno mencionar nada sobre informes de autopsia, reportes de patólogos, manchas de sangre en la residencia del acusado, ni de los proyectiles recuperados en el cuerpo
de la víctima.

El abogado de Casellas Francisco Rebollo, solicitó que se excluyera toda la evidencia relacionada al arma homicida, la pistola FN Five Seven, que incluye los dos casquillos de bala encontrados debajo del cadáver de Carmen Paredes y los proyectiles que fueron extraídos de su cuerpo por el personal del Instituto de Ciencias Forenses (ICF).

De igual forma, pedía que se excluyera el testimonio de Luis Alberto Guzmán, quien observó cuando el arma homicida fue lanzada desde el Mercedes Benz del acusado el 14 de julio de 2012, día del asesinato de
Paredes. El fiscal Michael Gilfarb objetaba la petición del acusado al plantear que durante el juicio no intentará probar que Casellas mató a su esposa.

Sin embargo, el fiscal pedía que se le debía permitir probar que los proyectiles y casquillos de bala fueron encontrados en la casa de Casellas el 14 de julio de 2012, pero sin mencionar nada sobre el asesinato de Paredes. Según el fiscal, esto demostraría que la pistola Five Seven que Casellas alegó que le fue robada durante el
“carjacking” estaban en su casa el día del asesinato.

El proceso de selección del jurado fue pautado para el 7 de abril. Los fiscales Andy Camacho y Gilfarb están a cargo del caso. El 10 de abril de 2013 Casellas fue acusado por un Gran Jurado por tres cargos por presuntamente ofrecer declaraciones falsas a los agents del FBI en relación al “carjacking”.El pliego acusatorio alega que Casellas Toro “a sabiendas y voluntariamente hizo declaraciones y representaciones falsas, fraudulentas y ficticias” a agentes del FBI de que el 17 de junio de 2012 fue al club de tiro a practicar, “cuando en verdad no fue a practicar tiro al blanco, sino para crear la falsa impresión de que fue víctima de un crimen”.

Asimismo, la acusación indica que el 17 de junio de 2012 agentes de ley y orden de la Policía de Puerto Rico acudieron a una alegada escena de un crimen cercano al Club Metropolitano de Tiro en Toa Baja, en donde Casellas había reportado ser víctima de un crimen.

De igual forma, alega que el 17 de junio del 2012 el acusado informó a los agentes estatales que mientras manejaba por el polígono de tiro para disparar unos asaltantes desconocidos le dispararon por la parte posterior de su vehículo, lo que lo obligó a detenerse. Los asaltantes, quienes le apuntaban con un arma lo forzaron a moverse al asiento del pasajero, le dispararon en el brazo, que escapó a través de la ventana que tenía los cristales rotos y que se escondió de los asaltantes.

Casellas dijo que se escondió de los asaltantes. Casellas indicó a los agentes federales que mientras se mantuvo oculto vio que los asaltantes se llevaron su vehículo (Acura) y posteriormente reportó que los asaltantes le robaron dos armas de fuego del baúl.

El FBI acudió a la escena debido a que el “carjacking” es un delito de jurisdicción federal. El 18 de junio los alguaciles federales entrevistaron a Casellas en su residencia y sostuvo que fue víctima de un crimen.

En el foro estatal Casellas resultó culpable por el asesinato de su esposa Carmen Paredes en hechos ocurridos el 14 de julio de 2012 en la residencia de la pareja en la urbanización Tierralta III en Guaynabo. Asimismo, fue encontrado culpable por violaciones a la Ley de Armas,

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir