Una saga por la educación

La Dra. Gloria Bonilla Santiago presentará su libro, ‘Milagro en la calle Cooper’, hoy en el Centro para Puerto Rico de la Fundación Sila Calderón
dra new
Suministrada.
Por Jorge Rodríguez, EL VOCERO 4:00 am

La Dra. Gloria Bonilla Santiago, autora del libro de educación, ‘Milagro en la calle Cooper’ (The Miracle on Cooper Street – Lessons of an Inner City, ), un experimento pedagógico que ha liderado por años para intervenir con el mundo de la pobreza y la violencia en la comunidad de Camden, en Nueva Jersey con su LEAP Academy, será presentado hoy miércoles, a las 5:30 pm, en el Centro para Puerto Rico de la Fundación Sila Calderón, en la urbanización Santa Rita, de la Ciudad Universitaria en Río Piedras.

La historia comienza en el pueblo de Sabana Grande, en Puerto Rico, en medio del tránsito de trabajadores agrícolas hacia las fincas del sur de Estados Unidos. Desde niña, testimoniando esta condición humana y social, y la emigración de sus padres hacia otra tierra, Bonilla Santiago nunca abandonó el poder superarse dentro de todo ese ambiente, sino que toda esa fuerza la guardó y acumuló hasta ser designada muchos años después, por el gobernador de Nueva Jersey, para crear una escuela diferente que pudiera aupar y transformar toda una visión y sociedad escolar.

“Lo nuevo que creé fue un modelo y hacer una transformación porque no creo en la reforma educativa. No se reforma un sistema que no sirve y donde hay corrupción. Creé un modelo donde el enfoque eran los niños, creamos edificios nuevos, salones de clase con no más de 18 matriculados, con el día más largo de 7:00 am a 5:00 pm, con uniformes, salones de clase con mucha estructura utilizando la tecnología moderna y donde cada uno recibía un computador. Y, esa fue la prioridad, pensando impactarles desde la edad preescolar hasta la universidad”, declara la educadora.

Para ello, tuvo que asegurarse de que el dinero y los recursos se dirigieran para lograr resultados; y que se mantuvieran los niños juntos y pudieran seguir aprendiendo. También creó un enlace con el maestro para que recibieran los mejores salarios, condiciones de trabajo y desarrollo profesional para asegurar su participación. Y, si no servían, había que sacarlos y reentrenarlos. Otro punto suyo fue realizar un centro escolar para los padres dentro de la escuela y enseñarles a llevar a los niños a la escuela a tiempo, apoyar y respetar sus hijos, ayudarles en sus asignaciones, traerles a las tutorías y que formaran parte de esa comunidad.

“El componente social comienza en preescolar con una filosofía de que irás a la universidad y estamos hablando de comunidades pobres donde la escuela es el centro. Tenemos solamente un mes de vacaciones y sobre este tipo de modelo, se me graduaron todas las clases, impactamos a 2,500 padres, con 600 graduados de universidades y puedo decir que de las mejores. Para mí ha estado claro, que lo que tengo en común con ellos, es que fui uno de ellos”, dijo.

Información sobre la conferencia, 787 930-8441.

Jorge Rodríguez, EL VOCERO

Laureado periodista reportando por más de dos décadas en EL VOCERO sobre los eventos de arte y cultura de Puerto Rico y el mundo.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir