Continuar a ElVocero.com

Una vida por la Igualdad II

En su segundo término como gobernador su anticolonialismo adquirió caracteres de movimiento telúrico
ROMERO_BARCELO_FIRMA_SU_LIBRO_10.jpg
Por Mario Ramos 4:28 am

En 1984 Carlos Romero Barceló planteó la posibilidad del estado hispano. Afirmó, sin ambages, que Puerto Rico, como estado, convertiría a los Estados Unidos en un país latinoamericano y multicultural de manera oficial. Cuatro años antes ya lo había sugerido en un artículo para la revista Foreign Affairs “Puerto Rico, USA: The Case for Statehood”, Foreign Affairs. Fall. 1980).

En su segundo término como gobernador su anticolonialismo adquirió caracteres de movimiento telúrico y su pensamiento coincidió con el análisis esbozado por académicos de Harvard. (Véase de Nathan Glazer, ‘Ethnic Dilemmas y We Are All Multiculturalists Now’. Lo interesante es que para la década de los noventa en la academia americana se haría un planteamiento similar referente al impacto de los hispanos en la cultura y política de los Estados Unidos. (Véase Ilan Stavans, ‘Hispanic Condition: reflection on culture and identity in America’.

El anticolonialismo de Romero Barceló iba acompañado de una reafirmación de la identidad cultural del puertorriqueño. Ambos elementos se manifestaban al unísono como un asunto de derechos civiles cuando su discurso se dirigía a nuestra condición de inferioridad política. Durante la presidencia de Jimmy Carter el anticolonialismo de Carlos Romero Barceló incomodó más a la administración Carter que las diatribas de Fidel Castro contra los Estados Unidos, como la hecha por éste en Naciones Unidas en 1979, según uno de los asesores del presidente Carter. (Véase Robert Pastor, ‘Whirlpool: U.S. foreign policy toward latin america and the caribbean’.

Como gobernador de Puerto Rico, a Carlos Romero Barceló le cabe la distinción de demandar en el Tribunal Federal, por los bombardeos en la isla municipio de Vieques, a la marina de guerra de los Estados Unidos, el cuerpo militar más poderoso en la historia de la humanidad. La demanda terminó con un memorial de entendimiento entre las partes que la administración siguiente, de Rafael Hernández Colón, nunca siguió.

En 1992 Carlos Romero Barceló es elegido Comsionado Residente en Washington y su figura le da una dimensión distinta a esa posición. Como sucedió con la alcaldía de San Juan, la comisaría residente se convierte en una antesala a la gobernación. Aníbal Acevedo Vilá y Luis Fortuño salieron de dicha posición para convertirse en gobernadores de Puerto Rico. Para las elecciones de 2016 cabe la posibildad de que Pedro Pierluisi sea elegido gobernador de Puerto Rico.

En Washington logró que el Congreso prestara atención sobre el problema colonial de Puerto Rico, y fue copartícipe en el proyecto que el congresista republicano por Alaska, Don Young, presentó para la celebración de un plebiscito entre fórmulas descolonizadoras y aceptadas por el derecho internacional.

Se retiró de toda aspiración a puestos electivos en 2004. Sin embargo, de la lucha por la Igualdad no da señales de retiro. El y don Luis A. Ferré son los únicos presidentes que ha tenido el Partido Nuevo Progresista que nunca se retiraron de los asuntos públicos ni privados de su partido, ni de la lucha por sus ideales políticos. Mientras todos los demás se retiraron –incluyendo a Pedro Rosselló que se retiró dos veces- Carlos Romero Barceló sigue y seguirá luchando por la igualdad de derechos para su patria. Y, en su caso particular, esa lucha será como dice el refrán; “hasta la muerte y un mes más”.

Mario Ramos

Historiador y colaborador de El Vocero


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir